De corazón a corazón

Este programa trata sobre como hermosear el rostro con el gozo que Dios nos da, sin importar las circunstancias. Y de los beneficios que trae el gozo de Dios.


DESCARGARLO AQUI:
EA584 – Entre Amigas –
De corazón a corazón



Receta: Pastel de Peras


Entrevista con Elida Andrés Derota

Sonia: Estamos con una hermana Argentina que conocí en un seminario de Haggai. Elida Andrés Derota estuvo compartiendo en el seminario, que estamos compartiendo, sobre perfeccionarnos como líderes en esta vida cristiana.

Elida: Bien para empezar podemos hacer un pequeño resumen. En la Biblia hay palabra que se repite y cuando esto pasa es porque es muy importante para nosotros.
Amara al señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu fuerza, con toda tu alma y con todo tu ser. Y amaras a tu prójimo como a ti mismo.
Creo que esto es una de las cosas que nos hace bien saberlas, recordarlas y ponerlas en práctica.

Entonces es interesante pensar ¿Quien es tu prójimo, tu próximo mas cercano? Y son tus hijos, son los seres más cercanos, los que tenemos la obligación de cuidar, criarlos, enseñarles. Y enseñarles que hay un solo Dios vivo y verdadero. Que nos ama, que quiere nuestro bien. Que ha preparado un cielo para nosotros, cuando cerremos nuestros ojos para siempre en esta tierra, y vivamos siempre con nuestro Señor.

Es nuestra esperanza que nos llena de alegría, de paz y nos da fuerza para vivir. Hay un pasaje en la Biblia en Deuteronomio capitulo 6 y otro pasaje en Salmos 78, que nos recalca a los padres que debemos instruir en estas cosas a nuestros hijos. Que debemos contarles que hay un solo Dios vivo y verdadero. Debemos enseñarles y trasmitirles estos valores espirituales que nos llenan de fuerza para enfrentar la vida.

Estos versículos nos dicen que debemos enseñarla en todo momento, estando en casa, en el camino, al levantarnos y al acostarnos. Debemos aprovechan cada momento y sin importar las circunstancias a enseñar a nuestros hijos las verdades espirituales. Las enseñanzas de Dios para nuestras vidas, los principios bíblicos que rigen a un hombre de bien.
¿Queremos que nuestros hijos sean felices y prosperen? Si seguimos los consejos de Dios, vamos a tener hijos fuertes, sanos, honestos, talentosos. Comprometidos con la vida, con el bien y felices.

Sonia: Sin duda eso es lo que anhelamos para nuestros hijos, pero si no tenemos hijos propios. ¿Esto también se aplica?

Elida: Si, porque la Biblia dice: Amara al señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu fuerza, con toda tu alma y con todo tu ser. Y amaras a tu prójimo como a ti mismo. Pero esa palabra prójimo, son solo involucra a nuestros hijos, sino a nuestros esposos, hermanos, padres, familiares. Amigos, compañeros de trabajo, para con todos ellos debemos tener una actitud de amor y respeto. Podemos influir en ellos con estos valores espirituales que llevamos dentro. Con nuestras buenas acciones, con nuestras palabras y nuestros actos de bondad con quien nos rodea.

Sonia: Otra cosa que nos enseñabas, era una comparación entre la alimentación espiritual y la alimentación física.

Elida: Claro, en lo que pensábamos para hacer esa comparación. Es que cuando un niño nace, nace como un ser dependiente. Necesita para alimentarse del adulto que está a su lado, por ejemplo la mama. Le brinde todo lo que necesita. Por ejemplo la leche materna, para que se pueda nutrir y vaya creciendo. El bebe sigue creciendo y se transforma en niño.

Cuando una persona adulta con todas sus capacidades intelectuales, reconoce la soberanía de Dios. Reconoce que Dios está en el cielo, que nos ve y nos ama. Que nos prepara un camino hacia el cielo y nos hace reconocer que somos personas con errores, y pecados. Que esos pecados nos hacen no aptos para entrar al cielo. Pero cuando reconoce y acepta que hay un camino que es Cristo Jesús. El mismo dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre, sino es por mi” Entonce cuando una persona acepta lo que hemos dicho, podemos decir que nace espiritualmente. Y al igual que un bebe cuando nace físicamente, necesita alimentarse de lo más fácil, de lo principal. La leche. Al nacer espiritualmente necesita comenzar a leer la Biblia. El libro de San Juan, es un libro precioso para leerlo y releerlo. Retener todos los dichos, las enseñanzas de Jesús en esta tierra. Los hechos que demuestran que Jesús es Dios, que revelan su deidad, su poder y cuál es su misión. Que es ser mediador entre Dios y los hombres. Y ha venido a mostrarnos el camino hacia Dios. Eso podemos decir que sería como tomar la leche espiritual. Luego un niño crece. Ya no come solamente leche, comienza a comer papilla, o pedacitos de carne. Pero la mama es la encargada de preparárselo. De cortarlo en pedacitos, primero dándoselo en la boca, y luego ayudándolo a que el niño llegue a comer solo. Esto también sucede de alguna manera espiritualmente, ya que necesitamos ir creciendo. Por eso necesitamos acercarnos a grupos de estudio bíblico, leer la biblia solos y acompañados. Buscar a alguien que tenga mayor experiencia para que nos explique. O tener a mano el teléfono de a quién acudir cuando tenemos dudas o necesidades. Acercarnos a una iglesia cristiana donde siempre se enseñe las verdades bíblicas, y aprender así más de Dios. De esta forma seguimos creciendo espiritualmente, cuanto más conocemos de la biblia estamos más fortalecidos, para enfrentar la vida y poder cumplir las cosas que Dios quiere que hagamos.

Así podemos decir, que vamos aprendiendo a caminar en las cosas de Dios, así como el niño aprende a caminar por su desarrollo físico.
El niño sigue creciendo y se transforma en un adolescente.
El adolescente ya no solo come solo, sino que elije lo que quiere. A los adolescentes les gusta comer golosinas, hamburguesas, chocolates y si fuera por ellos comerían todo el día eso.

En la vida espiritual sucede los mismo, a medida que crecemos nos vamos interesando por otras cosas. Pero nos encontramos con algunas otras personas que se quedaron ahí, en esta etapa. Leyendo los Salmos, Proverbios, San juan o alguno capítulos lindos que hablan sobre el amor, como 1 de Corintios 13 entre otros. Pero ahí se quedan, leyendo algunas cosas. Cosas muy validas, pero hay mucho mas y debemos seguir creciendo. Debemos alimentarnos como un adulto, que no solo elije las cosas ricas, sino que puede elegir alimentos balanceados, o verduras y frutas. Así también en lo espiritual debemos leer toda la biblia, de principio a fin y no solo una vez. Y muy especialmente el Nuevo Testamento. Si nosotros leyéramos 3 capítulos por día, en 3 meses leemos todo el Nuevo Testamento. Esto es muy importante, porque cuanto más sabemos de las cosas de Dios, más fuertes nos sentimos interiormente. Y si estamos interiormente sanos podemos afrontar cualquier tipo de tormentas que la vida trae. Asique te animo a que puedas leer el Nuevo Testamento y te empapes de la lectura. Son enseñanzas de Dios y son para este tiempo. Son muy actuales. Son para nosotros y para nuestros hijos. Es para leerlo y ponerlo en práctica. Sirve para nuestra vida y para enseñarla a otros.

Tenemos que recordar algo muy importante, que dijo Jesús con toda su autoridad. Siendo totalmente Dios y totalmente humano: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí. El es la única vedad espiritual. Hay un solo Dios vivo y verdadero. Hay un solo camino, Jesús es el único camino para encontrar a Dios. Para tener salvación eterna y vivir en el cielo eternamente. Nos dice la Biblia también que De tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su único hijo, para que todo aquel que en el crea, no se pierda en el infierno sino que tenga vida espiritual en el cielo. Todas estas cosas las apropiamos por fe, creyendo. Y nuestra fe va creciendo si estudiamos las enseñanzas de Dios. Cuando nos sentamos a leer la Biblia, estamos tomando una decisión. No es difícil, es sencilla y Dios nos da la luz para hacerlo, para entenderlo.

Asique yo les animo a que hoy tomen la decisión de decir. Hoy mismo me siento un ratito 10 o 15minutos, tomo un libro de la Biblia. O el Nuevo Testamento y lo leo. Cuando termino lo vuelvo a leer y así varios días o una semana leyendo el mismo libro.

U otro modo es que tomes un libro de la Biblia y cuando lo termines comiences con otro, en forma consecutiva. De cualquier manera, lo importante es que puedas leer la Biblia cada día.

Puesta de limites (3ª parte)
Osteoporosis

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>