Cuestiones del Escribir

Título: “Cuestiones del ecribir”

Autor: Juanita Vallejo Latessa
No. : EA286

Juanita Vallejo Latessa, especialista en el tema de las capacidades diferentes, nos cuenta como después de tantos años, aparece en ella una nueva vocación y pasión, la de escribir.



 


Descargarlo a su propio pc para tener o compartír con otros:  
ea286.mp3 



 


Entrevista con la escritora Juanita Vallejo Latessa

Sandra: Muy bien y el tiempo ha llegado de recibir a nuestras visitas, en esta entrevista, de apartarnos un poco de lo que es la cocina, de lo que es el tiempo de los poemas, pero aunque en este caso vamos a seguir con lo que es la escritura, no sé si poemas pero vamos a recibir en nuestra mesa de trabajo a Juanita Vallejo Latessa, le damos la bienvenida, ella ha estado en otras oportunidades…

Juanita: Sí, muchas gracias por la invitación.

Sandra: bueno y en este caso Juanita, no como experta en el área de capacidades diferentes, ya no como profesional del área de la educación, sino en otra área del desarrollo de tu vida, quiero que me cuentes un poquito de eso.

Juanita: bueno, este, esa área nueva de mi vida, que no es tan nueva que creo que comenzó en el año 1999 estando en España, es lo que hace justamente al título de este programa. “Cuestiones del escribir” no? Yo comencé a escribir en el año 1997 temas técnicos y algunos otros reflexiones para algunas revistas de circulación interna de la comunidad cristiana, y en el año 1999 fue cuando de alguna manera estando en España hubieron cosas que me sorprendieron, paisajes, situaciones vividas, y ahí de noche en el hostal escribía esas ideas que me habían surgido durante el día. Después le di forma, estando acá en Montevideo, y algunas las publiqué en esa revista de circulación interna de la Iglesia Evangélica, y luego hice como una especia de Impass. Y en el 2002, sí fue en el 2002 a raíz de una situación muy especial, en mi vida, en una situación muy significativa en relación con mi madre, empecé otra vez a tomar el tema del escribir. Y bueno, en algunos relatos, empecé a tomar situaciones que se fueron dando que fueron viniendo a mi mente y a mi corazón, de vivencias, percepciones que había tenído incluso en mi niñez, en tiempos bastantes lejajos y empecé a escribir. En algunos relatos, participó también mi mamá dándome también algunas ideas, y bueno, ella ya estaba pasando una situación difícil de salud, y de laguna manera buscaba entusiasmarla con esta propuesta, con esta idea nueva, que su hija empezaba a manejar no? Y siempre ella estaba conmigo, en mucha movilidad no? Porque siempre habían muchas cosas en mi vida, laborales, profesionales y bueno, esto era algo nuevo y como que ella también se enganchó y me apoyó.

Sandra: De que se tratan estos relatos, para niños, para adultos para qué como es?

Juanita: No, no son relatos para niños, son relatos para jóvenes para adultos para adolescentes, son desde el punto de vista literario relatos breves, o cuentos cortos, donde yo trabajo ideas en relación a situaciones por mí vividas. En tiempos lejanos, o en tiempos cercanos no? Hay situaciones que a mi me inspiran mucho, lugares que me inspiran mucho y en este proceso del escribir, hablo de proceso porque ya después de tanto tiempo como que voy pasando etapas. He escrito situaciones de mi niñez, donde aparecen elementos que sí se dieron y otros elementos que yo agrego, y en este momento estoy trabajando con dos personas. Con una profesora de literatura, Mariela Seepe que es la que me hace las correcciones con la cual me contacté desde hace ya un tiempo, y también me está apoyando en esto y ha hecho algunas selecciones y algunas correcciones Alvaro Pandiani que también está escribiendo en esta línea pero en ya en otro tipo de novela, sí, novela. Es decir que no estoy sola sino que me están apoyando, y bueno, además estoy en una etapa nueva de ya dejar de escribir en primera persona escribir en tercer persona, utilizar cosas de mi vida y cosas que no fueron de mi vida sino que las tomé de otras situaciones, o que las he inventado entonces hay toda una. A veces la gente lee algo y dice si porque esto es lo que te pasó. No…

Sandra: Bueno, yo creo que de alguna manera impregnamos nuestras cosas, de vivencias que tenemos aunque sean historias fantasiosas o lo que sea.

Juanita: Obviamente que no podemos dejar de dividir no? Pero bueno esto del escribir, cuando yo escribo algo, ya me olvidé de lo que escribí, ya salió de mi, dejo de ser mío, pasó al ámbito público y lo bueno es que el lector cuando lo recibe pueda leerlo pero no de un modo tratando de ver sobre el escrito y de qué hay en su vida sino tratar de decir bueno esto qué me dice a mí. Qué me deja a mí. Cómo yo me meto en la historia y me involucro en la historia no? Y qué cosas esto me está aportando a mí. Realmente fantástico esto porque yo he sido y sigo siendo una lectora importante desde la adolescencia, es algo que te ayuda mucho a construir, tu vida cultural, tu vida espiritual, tu vida emocional, el meterte en la obra, decir qué me está diciendo esto a mí, cómo me veo yo en la obra, dijo, jugar un poco con lo que ha dicho el autor, más allá de ver de lo que hay acá del autor en sí mismo, no?

Sandra: Que cada lector pueda identificar …

Juanita: Exactamente, como un coautor, eso es muy importante.

Sandra: Qué es lo que te gustaría que tus escritos dejen a la gente?

Juanita: yo como escritora cristiana, y que estoy saliendo a un ministerio de alguna manera, al mundo, yo lo que quisiera es que el lector reflexionara sobre lo que esta leyendo que más allá de leerlo, si uno pudiera reflexionar y decir, bueno, qué me está diciendo esto a mí, Mario, María, José, Médico, empleada doméstica, estudiante no? De qué me puedo apropiar? De esto para mi vida no? Qué es lo que a mi me está sirviendo y por otro lado decir como me puedo involucrar yo en este relato no? Qué lugar ocuparía yo en este relato. De poder desarrollar esas vías, esos canales, de la creatividad que todo ser humano tiene. De imaginación de fantasía, eso es lo que yo quiero, que genere ese diálogo con el autor con lo que escribió el autor ya dejó de ser mío, pasó a ser de los demás del mundo.

Sandra: Regresamos amigas, estamos con Juanita Vallejo Latessa, y juanita, estoy ansiosa por escuchar, este relato que elegiste, y si lo elegiste para leerlo acá debe ser muy especial no?

Juanita: Sí, les ha gustado a mucha gente, bueno, este relato se llama “Caballos en Libertad”, y surgió de una experiencia y una percepción que estuve estando en España yendo de Madrid a Valladolid, viendo la nieve y en un momento determinado, veo dos caballos hermosísimos, libres, jugueteando allí en la nieve y eso me inspiró a escribir esto.

“íbamos de Madrid a Valladolid. Castilla y león, frío mucho frío, íbamos a encontrarnos con otros paisajes, con puentes y palacios, con la historia de Fernando Séptimo, a continuar con mi alegría increíble. Nieve, nieve desde el autobús hasta las montañas, árboles y arbustos acompañados por la nieve blanca, delgada diáfana y transparente. De pronto un espacio amplio tapizado por la nieve, un colchón de nieve, allá a medio camino lo que fue una construcción de piedra, hoy abandonada. Construcción tal vez romana o medieval, no sé, allá derruida como queriendo perpetuarse ante mi mirada ansiosa, brillante y veloz, obligadamente veloz. Contraria a mi voluntad, de pronto sin percatarse de mi mirada sin sospechar de los latidos fuertes de mi corazón, unos caballos brincaban. Negros relucientes, salvajes, pícaros, movían sus cabezas, relinchaban sus colas cortaban la gélida atmósfera, y jugaban con el viento tratando de ganar la carrera. Una carrera por la vida, por la supervivencia, por sobreponerse al frío, tal vez un frío mortal o un frío vivencial, en fin, la libertad. El espacio amplio, blanco y la capacidad de andar, correr, brincar, saltar con el cuerpo y con el alma. Aún yo sé que me esperan, recortados en el frío invernal castellano, allí, están y me invitan para participar, de su libertad, de la libertad.”

Sandra: Qué lindo, cuántas cosas se pueden sacar a través de la observación, y no, me interesa lo que tu dices de lo que le deja al otro, el concepto de libertad es un concepto que cada uno tomará y construirá según lo que siente también.

Juanita: Por supuesto, está la libertad, que nos han brindado nuestros libertadores, un San Martín, Un Bolívar un Artigas, y está la otra libertad, la libertad, con la que Cristo nos puede hacer libres. No? Esa otra libertad que trasciende a todo lo demás, así que de algún modo engloba toda esta otra libertad que nos han dejado todos estos nuestros libertadores a los que tanto les debemos y a los que Dios aunque de alguna manera ellos no sé si lo estuvieron reconociendo o no los estuvo guiando, y les estuvo posibilitando muchas cosas no? Esa libertad que cristo nos da que nos hace libres, es muy importante, es necesaria, por parte de nuestra vida, y de nuestra existencia. No? Los cristianos, vivimos de acuerdo a esa libertad y cuando descubrimos esa libertad que cristo nos da, empezamos a desplegarla, a vivirla, a tratar de contagiarla que es lo que de alguna manera me ha pasado después de tantos años de haber aceptado a Jesucristo como salvador personal, bueno de que en mi proceso, en mi proceso histórico, en mi proceso como persona estoy viviendo esa libertad no hace mucho tiempo no? Como que también es un proceso que se fue dando en mi y eso es un proceso útil y necesario.

Sandra: Quería reconocer, no solo por reconocerlo delante de ti sino en especial por las oyentes que están allí del otro lado del receptor que, que bueno y lindo es poder reconocer esta faceta, de desarrollo personal en lo cual uno disfruta, y utiliza esta mente esta imaginación que Dios nos dio de una manera linda y positiva. Porque contraponiendo con esto vemos la realidad que otros viven quizá, alguna de las oyentes que nos escucha está sumergida en un negro pozo no? Y que no puede ver a su alrededor algo bello no? Ni nada que le trasmita una enseñanza ni una reflexión y que solamente piensa en las situaciones que la están rodeando o en algo que le pasó, sin embargo el poder encontrar esta libertad el poder encontrar esta forma de expresarse. Yo después te voy a pedir un consejito para estas amigas, de ver cómo hacer si alguna de ellas quizás escribiendo yo podría sacar de mi ser todo esto que siento

Juanita: Si como no.

Sandra: Muy bien regresamos amigas, ya en los últimos minutitos, de esta entrevista que resulta corta cuando la entrevista es amena, cuando uno está conversando cosas así de gratas, con una amiga, en este caso con Jaunita, o con Carolina ( usado más como para escritora) mirá cuando te recuerden como a Juana de Ibarbourou, “Carolina” escribió este texto…

Juanita: Era una fantasía que teníamos con mi madre un poco como para apoyarla en su momento difícil, mira cuando yo sea una gran escritora no?

Sandra: Uno ya es un gran escritor, cuando empieza con sus primeros escritos, el tema a veces uno lo pone el grande o el chico cuando los demás notan que es más conocido o menos conocido. Pero bueno, te quería preguntar por los nuevos proyectos porque dijiste algo de escribir a partir de las pinturas, de nosé, pararte frente a un castillo y escribir como es esto?

Juanita: Si, uno de los proyectos míos cuando empecé a escribir, fue recrear pinturas. Obras de arte, ya pude recrear 2 de ellas, dos de Figari, tengo proyectos con otros artistas nacionales, he trabajado con varios pintores de la galería latina, he recreado historias a partir de 6 o 7 obras, sigo trabajando en esa línea, y paralelamente a mis relatos, estos relatos que estoy escribiendo mucho, sobre el amor, también porque el escritor tiene que leer mucho, no estructura literaria, sino leer a otros escritores, y estoy leyendo mucho a Delmira Agustín, que fue una mujer excepcional, le escribió al amor, le escribió a la vida, incomprendida en su momento, creo que si ella hubiese conocido a Cristo no hubiese pasado lo que pasó pero hubiese escrito lo que escribió. Porque era algo muy precioso lo que escribió. Y haber leído a ella realmente me cambió, en muchos aspectos, la diferencia entre ella y yo es que ( modestamente) que a mi me hace como esencia y existencia, estar aferrada a los principios cristianos, pero realmente fue una mujer increíble, maravillosa, incomprendida en su momento, no era loca, es una de esas mujeres que se adelantan al tiempo y al espació con una visión de futuro muy importante, era una mujer muy sensible, y eso me ha llevado a y me ha inspirado escribir muchas cosas sobre el amor. Y estoy empezando a trabajar una especia de Nouvelle, una novela corta, posicionándome en una mansión, de un barrio de Montevideo en el prado, y trabajando con los personas reales pero también con personajes ficticios, secundarios, que son los que van a llevar adelante la historia no? Eso te lleva muchísimo a leer a tener entrevistas a investigar, a buscar , a ubicarte en el lugar, ir muchas veces sentarte en el lugar, aspirar.

Sandra: En el momento histórico…

Juanita: Por eso leer, pero también ubicarte en el lugar, vengo mucho al museo, la miro y me siento en distintos lugares, y la observo y siempre encuentro cosas, y entonces después es como que le pego el mordiscón. Es decir, después empiezo a escribir es como que empiezo a escribir pero deben haber muchos encuentros con la obra, ver los colores, leer sobre el pintor tener una idea, le voy dando vueltas y vueltas y vueltas me pasó con un Van Gogh, los ” girasoles” de Van Gogh, que lo tengo en mi cuarto y lo miraba todas las noches cuando me iba a acostar. Y lo miraba y lo miraba y lo miraba hasta que una madrugada empecé a escribir. Porque también es eso, el escritor, escribe en el lugar donde esté. Surge la idea, me surge la idea en el ómnibus, en la calle en el mar, la ciudad vieja me inspira muchísimo, yo voy a determinados lugares donde me siento y ahí puedo, empezar a escribir.

Sandra: Juanita se nos ha ido el tiempo, pero quería que le des un breve consejo a aquellas amigas que esta es la forma que podrían encontrar para expresar lo que sienten o lo que quieran decir y bueno, también de alguna manera o forma de reconocer la forma de Dios en la observación de los objetos o de la creación divina en fin…

Juanita: Yo creo que el Ser humano, ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, que tiene la capacidad de ser un ser imaginativo, reflexivo y creativo. Yo creo que el ser humano tiene que darse el tiempo y el espacio, la persona para buscar esa beta creativa. Que puede ser el escribir pero que puede ser cantar que puede ser el leer el declamar, que puede ser el tejer, la plástica, que puede ser la cerámica que puede ser la jardinería. Es decir, todo ser humano tiene que tener, tiene una beta creativa. Creo que tenemos que empezar a buscarla dentro nuestro, muchas cosas. Primero, buscar cómo estamos nosotros espiritualmente, como esta nuestra relación con Dios, con Jesucristo, qué pasa entre nosotros y Jesucristo. Eso es importante. Pero también, paralelamente a eso, decir bueno, qué capacidades que tengo yo, puedo desplegar? Y que muchas veces i pasa por el dinero, pasa por el espacio creativo. Donde yo sienta que es mi espacio, donde yo sienta que estoy sacando de adentro cosas, pero, que también esas cosas las estoy recreando. Porque yo personalmente tuve experiencias muy tristes, y dolorosas y sabes una cosa Sandra? Dios posibilitó que 40 años después yo sacara todo eso como algo precioso. No porque yo lo diga sino porque otros lo están diciendo. Entonces como que tuve que pasar mucha cosa y puedo sacarla. Lo importante es que el ser humano empiece a sacar sus cosas. Y sacarlas de un modo bonito y no con violencia, no con negatividad, sino decir bueno, qué le puedo ofrecer yo a mi prójimo? Eh? Donde está mi beta creativa? Qué es lo que yo puedo hacer? Pero también hay que pensar que hay que formarse para, que las cosas solas no vienen que hay que ayudarlas a veces con el estudio y la dedicación, y el trabajo.

Sandra: Muchísimas gracias, por este consejo también en nombre de las amigas y es una invitación que queda para ellas también y que realmente puedan comunicarse con nosotros cuando les dejemos la dirección. Muchísimas gracias Juanitas, vamos a estar atentos porque de verdad queremos conocer esa novela. Esa pequeña novela y analizar los personajes y ver qué le habrá pasado a tal o cual. Eso me encanta a mí.

Juanita: Bueno, como no.

El Dios de lo imposible
Historia de amor en los caminos de Dios

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>