Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial (parte 3)

Titulo: “Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial” (parte 3).

Titulo: Norbert Lieth
 Nº: PE868
Locutor: Gerardo Rodríguez

Si vivimos con los ojos abiertos nos damos cuenta que satanás, por todos los medios, quiere impedir el regreso de Jesús. Pero como sabe que no tiene ninguna chance en la lucha directa contra Dios y Jesucristo, intenta lograrlo por otros medios. Quiere aniquilar, o quitarle sus tierras, a aquel pueblo al cual se refieren las promesas de Su regreso. Ya que el regreso del Hijo de Dios, está inseparablemente relacionado con la existencia del pueblo judío en su propia tierra.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE868.mp3



Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial (parte 3)

Un ejemplo de la historia de Israel

Estimado amigo, quiero leer con ustedes Zacarías 2:6-8. Dice así: “Eh, eh, huid de la tierra del norte, dice Jehová, pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí, dice Jehová. Oh Sion, la que moras con la hija de Babilonia, escápate. Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo''. Aquí encontramos tres declaraciones importantes, en lo que es una profecía de corto y largo alcance.

1. Regreso desde la tierra del norte = Babilonia. “Eh, eh, huid de la tierra del norte, dice Jehová, pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí, dice Jehová.''

Este llamado fue dirigido a los judíos de aquel entonces que aún no habían regresado desde Babilonia a Israel. Babel es llamada la “tierra del norte'', porque tanto los babilonios como todos los demás enemigos siempre atacaban a Jerusalén desde el norte. A pesar de que el rey persa dio permiso a los judíos de regresar a su tierra, sólo 50.000 aprovecharon esta oportunidad. El llamado fue dirigido a aquellos que habían quedado, pues debían convertirse en el pueblo que habría de esperar al Mesías en su primera venida.

2. Regreso desde los cuatro vientos = Tiempos finales.

En nuestro tiempo el pueblo judío fue llamado de regreso a su tierra por el mismo motivo, prepararse para recibir al Mesías que ha de regresar. Parece que las palabras del versículo 8 se refieren a eso: ” pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí''. Jesús había señalado esta dispersión mundial, a partir del año 70 después de Cristo, cuando dijo: “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan'' (Lucas 21:24). El tiempo en que los pueblos sean juzgados por Dios está cercano, pues el tiempo de las naciones culminará con la Gran Tribulación mundial.

Por eso, a mi entender, la declaración de Zacarías 2: 6-8 no sólo tiene validez para aquella época, sino que también se refiere al remanente judío que, durante la Gran Tribulación, ha de huir de la Babilonia anticristiana. En Apocalipsis 18: 4, leemos al respecto: “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas.''

3. Las naciones reaccionan, al último regreso, con el despojamiento de la tierra. “Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo.''

A Israel se le quitó tierras y se las convirtió en los, así denominados, territorios autónomos: Hebrón, Nablus, Siquem, Belén, Jericó, la franja de Gaza, Judea y Samaria. El juicio de Dios caerá con mucha dureza sobre las naciones de la Babilonia anticristiana, pues éstas han puesto sus manos encima del pueblo de Israel. Saquearon al pueblo y a la tierra y, según lo que leemos en Joel 4:2, quisieron dividir la tierra para gobernar sobre ella, en su arrogante delirio de grandeza: “Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, y de Israel mi heredad, a quien ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra''.

Pero aquel que, con cordel de medir, ha declarado suya a Jerusalén, las juzgará. El que ataca el honor del pueblo judío, ataca el honor de Dios. Y el que ataca al pueblo de Dios, ataca la niña de Su ojo. La palabra “niña de su ojo'' (vea Deuteronomio 32:8-10) se refiere a la pupila, al centro del ojo, la parte más vulnerable. ¿Podría existir mejor ejemplo para la identificación de Dios con Su pueblo? Las promesas de Dios a Israel están tan profundamente relacionadas con Él, que cualquier ataque contra Israel constituye un ataque contra Dios mismo. Cierta vez leí una destacada declaración referida a este tema: “Nosotros los alemanes hemos experimentado cómo alguien quiso tocar esa “niña de su ojo''. Y esta persona comprobó lo que se siente al tocar con su propia mano algo así como un cable de alta tensión, recibió una tremenda descarga.''

Hablamos ahora acerca de la solución del conflicto.

En Zacarías 2:10, el Señor profetiza algo tremendo en relación a Jerusalén: “Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho Jehová.'' Y, en Zacarías 14:4, se menciona el lugar preciso en el cual el Señor Jesucristo ha de volver: “se afirmarán sus pies en aquel día sobre el Monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente… ''.

El conflicto de la situación mundial actual será resuelto cuando el Señor Jesucristo haya regresado, es decir: 

· a través de su juicio sobre las naciones (Zacarías 2:8)

· a través del reconocimiento de Israel, de que el Señor fue enviado a ella (Zacarías 2:9). En el sanedrín (Talmud) el rabino subdivide la historia mundial diciendo que en los 6.000 años “hubo 2.000 años de desorden, es decir 2.000 años sin la Thorá (=2.000 años antes de Moisés), 2.000 años de orden a través de la Thorá, y los próximos 2.000 años consisten en los mesiánicos. Según esto, el Mesías ya debería haber venido.'' Y es así, Jesucristo estuvo en Israel, sólo que en aquel momento fue desechado. ¡Pero, en Su regreso, Israel reconocerá que Él ya había estado allí una vez!

· a través del ingreso de Jesús a Jerusalén, la “hija de Sion'' (Zacarías 2:10).

· a través de que el Señor hará de muchas naciones su pueblo (Zacarías 2:11).

Y ¿el conflicto en nuestra vida?

El enemigo de Dios quiere ocasionar dentro de lo posible mucha confusión en la vida de los creyentes. Quiere “despojar'' nuestra vida, quitarle terrenos, como lo hace hoy en día con Israel. No le ceda al diablo ningún terreno. Él es su enemigo.

El conflicto en su vida consiste en la lucha entre el Espíritu y la carne. La carne no quiere que usted alcance la ya adquirida libertad en Cristo. En la cruz del Gólgota, el Señor ya ha abierto, hace mucho tiempo, la reja de su prisión, pero la carne no quiere que usted emigre de la “tierra'' de sus pensamientos, ataduras y costumbres pecaminosas.

El conflicto de su vida recién se resolverá cuando el Señor Jesús pueda ingresar al centro de la misma. Cuando usted le entregue voluntariamente todo su corazón. Si aún no se lo ha dicho, dígale ahora: “Señor Jesús, perdona todos mis pecados. Entra en mi corazón. Apodérate de él totalmente.'' ¡Él lo hará! ¿Qué sucederá entonces? Gran gozo y júbilo inundaran su ser por el perdón de sus pecados, y eso es lo que pronto también sucederá con Israel y Jerusalén: “Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho Jehová'' (Zacarías 2:10).

Cómo se explica el conflicto de la actual situación mundial (parte 2).
El restablecimiento de Israel en el reino mesiánico (parte 1).

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>