Camino, Verdad & Vida

Camino, Verdad & Vida


Autor: Herman Hartwich

En este programa el Pastor Herman Hartwich habla de cómo es nuestro Señor Jesús. Comparte el pasaje de Juan14:1 – 10, y hace un paralelismo con la gran elección que podemos hacer al permitir que Jesús gobierne nuestras vidas


DESCARGARLO AQUI :
PE1483 – Estudio Bíblico – Camino, Verdad & Vida


 


Qué tal mis amigos, quisiera compartir en esta oportunidad la lectura del evangelio de nuestro Señor Jesucristo Según San Juan en el capítulo 14 y voy a leer los versículos 1 al 10, me encantaría que usted nos acompañara en esta lectura. Y dice así.

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. He leído que en Chile hay un monumento que va de Norte a Sur, aproximadamente 5800 Kilómetros y que dice: Jesús dijo, yo soy el camino.

Me decía un amigo que es una frase consoladora para los viajeros. Es la frase más importante diríamos en el evangelio de Juan. Son las palabras que pueden cambiar la vida, que pueden cambiar el hogar, que pueden cambiar la familia, tenemos aquí en primer lugar la última cena. Jesús en este capítulo, está allí en el aposento alto, y está celebrando con sus discípulos este último encuentro, antes de ser entregado en sacrificio, Jesús muestra su amor a sus discípulos y les habla en el capítulo 13 verso 34 él les dice en cuanto a cómo debemos amar. Ese nuevo mandamiento así como él nos ama. Les habla acerca del cielo como acabamos de leer. Es el texto más consolador podríamos decir, para los creyentes, habla de nuestro hogar, habla de la casa de mi padre, de que todo está preparado, hoy muchos cambian de casa, pero allí en la eternidad, tendremos un hogar propio. No tenemos que estar alquilando como ahora mucha gente alquila, Jesús viene a recibirnos para llevarnos y acompañarnos, qué maravilloso es cuando hemos observado la partida de algún hermano en cristo cuando tienen que pasar por la prueba de la muerte, y ven que los ángeles del Señor los vienen a buscar. Oh, ven Jesús, ven Señor Jesús a buscarme expresiones así hemos visto cantidad de veces. Qué maravilloso porque van a la casa de su padre.

El cielo es una realidad mis amigos, es la casa de nuestro padre y de su hijo Jesucristo. Pero también de todos los redimidos de todas las naciones. Pero aquí tenemos en esta lectura que hemos realizado, la pregunta de una persona sincera, sí mis amigos, yo creo que es la pregunta de una persona sincera, cuando dijo, Señor no sabemos hacia donde vas, como pues, podemos saber el camino. Un hombre honrado noble y honesto, que no quedó satisfecho, él quería saber más. A mi me encantan las personas que hacen preguntas. Me encantan las personas que quieren saber más. Los enseñadores, no debemos tener problemas con las preguntas. Le debemos mucho a Tomás porque por su pregunta, el señor le respondió con 3 de las palabras más grandes que describen quien es él. Sí mis amigos, le debemos mucho a Tomás. Porque por su pregunta tenemos la respuesta más grandiosa. La primera parte es que Jesús dijo yo soy el camino.

Mis queridos amigos la Biblia dice que Dios va a indicar el camino para su pueblo. Lo dice a través de todo el Antiguo testamento. En Deuteronomio, Isaías, el pueblo de Dios es un pueblo que se mueve, siempre se ha movido pero Dios ha indicado su camino, y él les ha prometido que le iba a guiar por el camino de la vida. Muchas veces estamos confundidos y no sabemos con exactitud cuál es el camino correcto, por el cual tenemos que tomar, y me consta que entre ustedes queridos oyentes, muchísimos si no la amplia mayoría sino todos a veces han pasado por este estado de confusión, que no saben el camino correcto, Cristo no solo indica el camino sino que afirma ser el camino y como él es el camino nos acompaña todo el viaje. Nos indica cuando vamos mal, nos exhorta, nos llama, nos bendice cuando vamos bien, y tenemos una preciosas y maravillosas palabras, Consoladoras, al final del evangelio de Mateo, Capítulo 28, verso 20 cuando dice, he aquí que yo estoy todos los días con vosotros. Mis queridos amigos él es el único camino al padre, cada uno tiene que tomar una decisión personal para tenerlo como su camino, pero vamos a la segunda verdad cuando él dice que él es la verdad, primeramente él dijo, yo soy el camino, ahora, la verdad, la verdad es importante en la Biblia, siempre se habla acerca de la verdad por ejemplo el salmista decía: Enséñame oh Señor, tu camino, caminaré yo en tu verdad. Y así repite a lo largo de muchos salmos.

La necesidad de aprender y de caminar, en la verdad. Todos buscan en la verdad. La gente quiere ver la verdad, la verdad científica, la verdad económica, la verdad política y así podríamos con una larga lista seguir. Pero Jesús es la verdad. Todo lo demás es falso, él no solamente enseña la verdad, él vivió la verdad, él sufrió la muerte para romper las cadenas del pecado para siempre como encontramos en el libro de Isaías capítulo 53, donde se describe proféticamente acerca de los sufrimientos, de Jesucristo para llevarnos a la vida eterna. Su vida respalda sus enseñanzas. Podemos confiar en cada palabra de Jesús otros pueden enseñar la verdad, pero, Jesús es la verdad. Nunca nadie pudo, ni puede ni podrá decir lo contrario, porque ¿quién puede contra la verdad?

En tercer lugar Jesús afirma ser la vida. Él dijo: yo soy el camino, la verdad y la vida. Todos quieren disfrutar la vida. Cada uno a su manera por cierto, Generalmente cada uno sigue sus gustos, sus inclinaciones naturales o adquiridas. Deportes, riquezas, placeres, vicios carreras, bueno, de todo. Pero la vida es mucho más que eso mis amigos, en el antiguo testamento se nos enseña a escoger el camino de la vida. Camino a la vida es guardar la instrucción Dijo el Sabio Salomón, pero a mí me encantaría leerles también la oportunidad en que Dios a través de Moisés, les habla a una nación diciendo: a los cielos y a la tierra llamo por testigo, hoy contra vosotros que os he puesto adelante, la vida y la muerte la bendición y la maldición, escoge pues la vida para que vivas tu y tu descendencia. Amando a tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él, porque él es vida, para ti, y, prolongación de tus días. A fin de que habites sobre la tierra que juró tu Dios, a tus padres. Mis queridos amigos, el Señor siempre nos enseña a escoger el camino de la vida, nadie quiere escoger el camino que lleva a la muerte. Todos buscamos una vida mejor, cómo hallarla, bueno, solamente en Jesús.

Jesús es el que nos muestra la vida, es el que nos da la vida, porque él pudo decir, yo soy la vida al aceptarle comenzamos a vivir, en ese mismo momento, la vida abundante que él da. Es el único camino a Dios, por él es que podemos conocer a Dios. Él nos acompaña Día y noche, su Espíritu Santo está aquí, mora en nosotros, los verdaderos creyentes, él es la verdad, no debemos buscar más, él es la vida, nos libra en la muerte, la muerte de una vida inútil, y la muerte eterna, Jesús te invita, él invita, el que a mí viene no le echo fuera, también dice: vengan a mi todos los que están trabajados y cargados y yo los haré descansar. No duden más mis queridos amigos, hay paz y presencia en el Señor, basta con invitarle a entrar en la vida, pidiéndole perdón por haber desperdiciado tanto tiempo en el pecado y en la búsqueda vana de la Felicidad y de la vida Abundante. Entrégale tu vida a Jesucristo él es la única esperanza de plenitud de vida

Busca a Dios mientras lo puedas hallar
¡Venga tu Reino! (1ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>