Buscando el Propósito de Dios

Buscando el Propósito de Dios

Entre Amigas está de fiesta ya que ha cumplido con su programa número 400! No habrá receta ni poema, pero sí, una invitada especial a quienes estiman mucho. Evangelina cuenta de su vida y de cómo ha buscado el propósito de Dios para su vida


DESCARGARLO AQUI: 
EA400 – Entre Amigas – Buscando el Propósito de Dios



ENTREVISTA A EVANGELINA MORAES

Sandra: Queremos darle la bienvenida entonces a Evangelina, con un poco de terror por la radio, pero vas a ver que es una cosa muy fácil poder conversar a la distancia, con nuestras oyentes, bueno ¡bienvenida!

Evangelina: Muchas gracias

Sandra: Evangelina, una chica que ha estado recorriendo alguno lugares, que tiene una vocación misionera, cómo te definirías Evangelina?

Evangelina: En realidad yo creo que es un llamado que Dios me mostró ya hace un tiempo que era. Servir a Dios en el ministerio y he estado viajando para lugares en Donde Dios me ha guiado no?

Sandra: Un llamado que vamos a explicarles a las amigas que nos escuchan, que a lo mejor no son cristianas, o no sé esto qué es un llamado qué es lo que entendemos por un llamado?

Evangelina: bueno en determinada época de mi vida, nosotros acostumbramos a ir a determinados campamentos y a actividades que tenemos los cristianos. Y en uno de esos campamentos tenía a una persona, un pastor, misionero, que estaba hablando justamente sobre, ser misionero, sobre la obra misionera, sobre el trabajo de ir por todo el mundo y predicar el evangelio. Predicar sobre Dios, sobre la salvación en Cristo. Y bueno justamente en ese campamento sentí, como le llamamos, un llamado como que Dios estaba demandando algo de mi vida. Y eso confirmó que yo quería vivir mi vida completa, hasta que él me lleve al cielo. Sirviéndole a él en el ministerio.

Sandra: y cuando dices sirviéndole a el, se te ocurre por ejemplo qué? Predicando el evangelio de qué forma, hablándole a los niños a las mujeres a los jóvenes algo específico o todavía no tienes definido en qué rama irías a trabajar como misionera?

Evangelina: En principio cuando en ese campamento, Dios me estaba demandando ir y prepararme, para después salir y trabajar en la obra misionera. Cuando fui a prepararme fue justamente en Argentina, en Palabra de Vida que es una misión que trabaja con Jóvenes, y estando dentro, mientras estaba preparándome, ahí recibí una invitación de Palabra de Vida, y también sentí que Dios me estaba guiando para quedarme en esa misión, y, después de recibirme, quedé de Misionera en esa institución, que trabaja con Jóvenes específicamente.

Sandra: Y eso fue… a dónde te fuiste a preparar?

Evangelina: A Argentina, a palabra de vida.

Sandra: Y, allí después te invitaron para trabajar en qué lugar? Justamente en Argentina tienen instituto Bíblico, seminario Bíblico, tienen también escuelas, escuelas Cristianas que es de Palabra de Vida, y yo me formé para ser maestra de pre-escolar, sería, entonces en principio comencé a trabajar en la escuela Cristiana Misionera como maestra de sala de 5.

Sandra: Ahí mismo en el instituto.

Evangelina: En P.D.V.

Sandra: Ahí irían los hijos chicos hijos de misioneros, y todo eso…

Evangelina: También irían personas del Pueblo, como le llamamos nosotros, que son personas que no son cristianas no?

Sandra: Así que maestra también no? Maestra y por lo que veo en tu dedo, enfermera vinculada a la salud, y digo en el dedo porque se le ve un anillo con una crucecita con un símbolo de salud.

Evangelina: Si, también estuve haciendo ministerio allá, también dentro de P.D.V. allá tienen un centro médico y en tiempos de campamento también estuve como enfermera.

Sandra: Y si tuvieras que elegir entre todas estas profesiones? Enfermera, maestra, misionera, o que tenga que ver con la enfermería o con el magisterio…

Evangelina: yo creo que en sí, mi vocación, es ser misionera, entonces la idea de haber estudiado magisterio, de haber estudiado enfermería es para usarlo en el campo misionero, o sea, no me veo solo trabajando como enfermera en un hospital solo, o sea si es usar la medicina para el ministerio. En ese caso fue en un campamento, pero hace un tiempo estuve en Brasil, en Belén. Y ahí hacíamos ministerios, los fines de semanas salíamos a diferentes comunidades y hacíamos un servicio de Enfermería. Y era después la disculpa para poder hablar sobre el Señor Jesús no?

Sandra: Y qué es lo que te ha gustado más de lo que ya has hecho porque te has practicado más como maestra misionera, como enfermera misionera has hecho diferentes tareas, si tuvieras que recordar, algún pueblo, algún lugar en donde estuviste sirviendo…

Evangelina: Sabes que me gustó mucho el tiempo en el que estuve como maestra. Pero si pensamos en algo específico que me guste, no. O sea me gusta todo. Sinceramente no es algo que tengo una sola cosa que me gusta.

Sandra: ¿Alguna pregunta Natalia?

Natalia: Sí pero para después de la pausa musical, si te parece se la dejo para que la piense porque tal vez alguna amiga que esté escuchando dice: bueno, su vida ha sido separada de este mundo apartada para ser una persona especial y consagrada a Dios, es realmente así, como era tu vida antes de recibir el llamado hasta ese punto?

Evangelina: Bueno en realidad, mi familia desde que yo tengo 5 años, mi madre comenzó a ir a una iglesia y ahí fuimos mis hermanos y yo, cuando tenía 8 años fue que yo acepté a Jesús como mi salvador personal, entendía que yo era pecadora que necesitaba de su perdón y alguien me explicó porque no lo entendí hasta los 8 años, y fue e el momento en el que yo acepté a Jesús ahora, después durante mi infancia cuando yo escuchaba historias misioneras, justamente o a veces que viajaban misioneros de estados unidos, de Alemania o de Uruguay mismo, de argentina o de diferentes lugares, yo escuchaba a ellos daban su testimonio, justamente sobre su vida y cómo Dios les había enviado a ellos para trabajar, al ministerio, siempre desde chica yo decía cuando sea grande yo voy a ser misionera, yo quería ir con los indios, y todos esos sueños de cuando sos chico que no entiende la importancia pero siempre de pequeña quise ser eso.

Sandra: Un corazón aventurero ¿no?

Evangelina: Y siempre decía, mi pastor comentaba que yo miraba a los misioneros y decía cuando yo sea grande voy a ser como ustedes y ese deseo continuó. Tuve un tiempo en mi vida como a los 14 años, que seguía yendo a la iglesia pero tipo en la adolescencia mi corazón estaba un poco confundido y con muchas dudas, con muchas preguntas pero, en el fondo, el deseo de ser misionera siempre estaba. Solo que tuve tiempos de mi vida en donde no estuve tan cerca de Dios. Y no estuve haciendo cosas muy buenas, pero después me arrepentí, pedí perdón y Dios me guió nuevamente al camino y justamente en ese campamento como les decía, fue a los 17 años por ahí, fue cuando me decidí y me di cuenta, de que lo que quería era servir a Dios a tiempo completo. Entonces ahí es cuando me decidí a prepararme y a ir a Argentina, y prepararme para ser misionera.

Sandra: Toda una decisión que además para ser toda una jovencita de 17 años, tome esa resolución para comunicar a la familia para independizarte y para irte sola a un instituto que me imagino que eso implica extrañar, adaptarte a un montón de amigos de otras nacionalidades, acostumbrarse a esas reglas tan importantes para que pueda funcionar un instituto grande, me imagino que debe haber sido un impacto grande en tu vida Evangelina.

Evangelina: No fui con 17 mismo, ahí fue cuando yo sentí la confirmación de Dios que era eso y que no quería mi vida de otra forma entonces ahí fue cuando pedí consejo, hablé con mi pastor de lo que deseaba de lo que Dios estaba poniendo en mi corazón, y el me aconsejó que sería bueno que yo estudiara alguna cosa antes. Fue ahí cuando estudié educadora preescolar, y estudié enfermería y luego que me recibí en el 2001, recién ahí fui a estudiar a la Argentina. Yo ya me fui con las dos profesiones no?

Sandra: Este año con un desafío diferente en tu país.

Evangelina: Si, algo que no me esperaba pero aquí.

Sandra: ¿Y el proyecto para el futuro?Evangelina: Solo Dios lo sabe, cuando me avise te lo cuento!! No en realidad todavía el año que viene no sé que es lo que Dios tiene preparado para mí pero siempre dentro de el campo misionero.

Sandra: Algo que hayas pensado que te gustaría que estás orando en particular…

Evangelina: El año que viene me gustaría volver a Brasil. Es por lo que estoy orando.

Sandra: Bien allí en Brasil, en qué zona estabas? En Belén dijiste no?

Evangelina: Si, dije eso pero estuve primero el 9 de enero del año pasado me fui para Porto Alegre, ahí estuve 7 meses y luego estuve 5 meses en el Norte. En Belén de Pará.

Sandra: Y allí el trabajo que hacías ¿cuál era?

Evangelina: en el sur estaba en 2 iglesias, trabajando con adolescentes con jóvenes y con niños…

Sandra: Como responsable de los grupos…

Evangelina: Claro, por ejemplo en Porto Alegre en Enero y Febrero ellos tienen campamentos, campamentos con Jóvenes y con niños. En la parte de niños tenía una parte de las manualidades, y eso para ellos y una pieza de teatro que hacíamos para ellos y yo participaba de esa pieza de teatro. Ahora después de que comenzó el año, estuve en las iglesias esas que te decía como líder. También discipulando jóvenes tenía 7 discipulados. Semanalmente estando con ellos.

Sandra: Con las chicas que recién empezaban en su fe. Bueno que tenían que crecer y conocer de la Palabra de Dios.

Evangelina: Y siendo amigas, saliendo con ellas y aconsejándolas en las cosas que Dios me mostraba que tenía que aconsejarlas, y luego cuando viajé para el norte ahí estuve como maestra, en la escuela de Palabra de Vida, enseñando Biblia, como maestra de Biblia, también como bibliotecaria del instituto que tienen y los fines de semanas salíamos a diferentes comunidades como llaman ellos de Riberiniños que no son muy civilizadas que vienen a rivera del río, y hacíamos trabajos de enfermería…

Sandra: Estamos hablando de qué Río el Amazonas?

Evangelina: Allá en la selva

Sandra. Y allá esta institución tiene una escuela verdad? Cuéntame un poquito trabajan con los locales on gente que vive allí en la selva amazónica?

Evangelina: Si, la idea de ellos fue comenzar con esa escuela para los hijos de los misioneros que vivían ahí en Belén. Pero después la escuela comenzó a crecer y a crecer y entonces ahí comenzaron a venir personas del pueblo también. Y a parte de eso tienen un instituto Bíblico. Que es en la Biblioteca de donde yo estaba trabajando. Pero es con personas de Ahí cerca de Benavides. En realidad que es una ciudad que está ahí cerca de Belén. Son algo así como 30 minutos.

Sandra: Y cuando hablamos de selva amazónica estamos hablando de la ciudad con la infraestructura que pensamos en una ciudad o estamos pensando en servir en condiciones que no son tan cómodas como lo es una ciudad llena de tecnología?

Evangelina: En el instituto donde yo estaba de lunes a viernes, ahí teníamos todas las necesidades, si se podría decir todo lo que necesitabas lo tenías, pero los fines de semana, los sábados y los domingos, íbamos a lugares bien precarios, dormíamos en redes, en galpones sin paredes sin nada, donde las personas pasaban ahí, tu estabas durmiendo y ellos pasaban y habían algunos riesgos no? Pero…

Sandra: Por ejemplo?

Evangelina: Por ejemplo, la primera noche que fui tenía miedo porque uno es un ser humano y tiene miedo, y más siendo mujer y siendo soltera, y éramos 3 chicas, 3 mujeres y un varón ellas eran estudiantes y yo era la única misionera, y en un momento estábamos a punto de dormir y escuchábamos a alguien que pasa corriendo y era una chica con un hombre atrás que la estaba corriendo con un facón, y eso por ejemplo y esa fue nuestra primera noche ahí. Y orábamos y después nos tranquilizábamos… después particularmente no fue conmigo el problema, pero fue un poco difícil estar ahí con un poco de miedo.

Sandra: y aprender a entender un poco la forma de vida de los habitantes de allí, verdad?

Evangelina: Pero fue una situación así, familiar…

Sandra: Bueno situaciones que también las hay en las ciudades, no? La violencia doméstica se da en diferentes entornos, las ciudades a puertas cerradas a veces allí, hay puertas y se da en medio de la comunidad. Evangelina, eres una mujer joven que tiene formación en enfermería, formación en maestra de preescolares, bueno una tarea que además le gusta mucho y él por qué de esto no? De ir a la selva amazónica y de poner en riesgo su salud, su vida de cómo es esto? Es por amor a los otros, que es lo que ha hecho que tu vida tome este rumbo Evangelina?

Evangelina: Bueno como dije anteriormente no? El motivo por el cual decidí servir a Dios no? Fue realmente en primer lugar por amor a Dios, amor a lo que él hizo por mi, que él envió a su hijo a morir en una cruz por mis pecados, y un día yo entendí que yo necesitaba de ese salvador, que es el Señor Jesucristo, y entendí que la única forma de ser salva era creyendo y aceptándole en mi corazón, y así como ese día yo acepté ese regalo, yo se que si hoy muero me voy a ir al cielo porque él me perdonó con su sangre es mi deseo de mi corazón que todas las personas de este mundo puedan también recibir de ese regalo porque todos somos pecadores, y la Biblia dice que en el momento en que después de que Jesús murió, Jesús resucitó porque él no quedó en la cruz sino que resucitó al tercer día, dice que él dejó una tarea, una tarea para sus hijos, una tarea para aquellos que creen en él, y es de ir por todo el mundo y de contar esa verdad, de contar de que necesitan un salvador, contar de qué el único salvador es Jesucristo mismo, y hay un versículo Justamente un pasaje de la Biblia, en Mateo Capítulo 28, versículo 19 y 20 que dice; por tanto id y haced discípulos a todas las naciones bautizándolos en el nombre del padre, del hijo y del espíritu Santo. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. Y esa fue, nosotros le llamamos la gran comisión, es realmente la tarea que todos, que todos los cristianos tenemos de ir y contar esa verdad. Y de demostrarles a las personas que tienen una necesidad, y que el único salvador que es Jesucristo. En mi caso yo siento que es una responsabilidad, que tengo, que si yo no hablo de eso yo soy culpable de esa persona, si hay una persona que no escucha sobre Cristo.

Sandra: Es importante eso que Dios nos pide, que hablemos que lo demás lo hace él, y me gustó de esa diferenciación que hace evangelina, soy culpable de que la persona no haya escuchado ahora, después la persona, lo mismo usted que esta allá escuchando, en el receptor después usted tiene la responsabilidad de tomar una decisión por cristo o por rechazar a Cristo. Esa decisión le corresponde a cada uno. Interesante desafío el de hoy.

Natalia: Sin duda que es así, a evangelina le agradecemos mucho por haber acompañarnos en este programa especial número 400 y por sobre todo es nuestro deseo que Dios te acompañe, te bendiga y que siempre estés en el centro de su voluntad para bueno, poder llevar a delante esa comisión que sentiste el llamado.



De la Droga a la Chacra
Un Abrazo Comunitario

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>