Aspire a ser como Jesús (3ª Parte)

Aspire a ser como Jesús 
(3ª parte)

Autor: William MacDonald

La palabra discípulo ha sido por demásutilizada, y cada usuario le ha dado el significado de su conveniencia. Elautor de este mensaje nos lleva a examinar la descripción de discipulado quepresentó Jesús en sus enseñanzas, la cual se halla también en los escritos delos apóstoles, para que aprendamos y descubramos más acerca de este concepto.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1839 – Estudio Bíblico
Aspire a ser como Jesús (3ª Parte)



 Queridos amigos, continuando con la listade características del Señor Jesús, nos encontramos con la siguiente, que es:ValienteMe encantapensar en la imagen de Jesús en su viaje final hacia Jerusalén y hacia la cruz.Lucas nos dice, en el cap. 19, vers. 28, que“iba subiendo”.Él afirmó su rostro para cumplir nuestra redención. Este pasaje parece sugerirque los discípulos iban detrás de Él sin demasiada convicción. Ellos teníandudas con respecto a ir a Jerusalén.

La próxima característica es:Justicia.Uno de los elementos de la perfección moral del Señor Jesús es su justicia. Éles escrupulosamente justo y recto. Nunca respalda algo que sea deshonesto,cuestionable o sombrío. Sus decisiones son justas lo mismo que sus acciones.

Una más, es la:Ausencia deegoísmo. Nuestro Señor es el hombre menos egoísta que vivió en estemundo. Durante toda su vida demostró su autonegación, es decir que colocó losintereses de otros por encima de los suyos propios. En su humildad estimó aotros como mejores que a Él mismo (como dice Pablo en Fil. 2:3).

Otra característica es su:Consistencia.El Salvador del mundo siempre fue igual. Su comportamiento personal estaba a lapar de su sublime enseñanza. Los cambios bruscos de temperamento eran algo totalmenteajeno a Él. Cuando se enojó (lo que vemos en Mt. 23:33), o cuando lloró (lo queestá escrito en Jn. 11:35), siempre fue porque la ocasión lo ameritaba y nuncapor ser arrastrado por sus propios sentimientos.

También tenía como característica un:Propósitoúnico. Jesús tuvo un propósito general y unificador; el mismo erabuscar y salvar a los perdidos. ¿Acaso no dijo Él:“De un bautismotengo que ser bautizado”? (como leemos en Lc. 12:50). Por supuesto,se estaba refiriendo a su bautismo de muerte en el Gólgota, en el cual moriríapor los pecadores del mundo.

Otra característica más, es su: Estilo.Cuando decimos que Jesús tenía estilo, queremos decir que Él actuó elegantementemuy por encima de lo que se hubiera esperado de una persona común. Aunque Élera omnisciente y podía leer los pensamientos de los hombres, nunca los expusopara avergonzarlos sin necesidad. Para Él cada persona era especial y debíatratársela con dignidad.

La Cortesía, también era una de suscaracterísticas. La cortesía es un primo cercano del encanto. Y el Señor Jesúsera cortés. Nunca fue rudo, nunca fue bruto. No hubo situación en la que Él sedesubicara. Tenía un sentido perfecto de la prioridad. Ninguna palabra o acciónde parte suya hizo que se sintiera avergonzado. Siempre fue el caballeroperfecto. Ésta es una característica que todos podemos emular. A las personasles resulta difícil resistir a alguien cortés. Las acciones llenas de gracia,las palabras apropiadas, dichas actitudes ganan seguidores para Aquel a quienrepresentamos.

También era una de sus características su: Libertaddel amor al dinero. Sin hogar y pobre, nuestro Señor, aparentemente, nuncallevó dinero consigo. Ciertamente no hay mención al respecto. Cuando necesitóuna moneda para dar una lección espiritual, le ordenó a Pedro que extrajera unade la boca del primer pez que pescara (como leemos en Mt. 17:27). Nunca personaalguna le envidió por sus posesiones. No dejó nada atrás con excepción de lasropas que vestía.

Otra característica, era la: Obediencia. Detodas las cosas que se han escrito sobre Él observamos que se deleitaba enhacer la voluntad de su Padre (lo que podemos ver en el Sal. 40:8; y en He.10:7).

También tenía la característica de la: Pasiónpor las almas. Por una oveja perdida, el Pastor atravesó aguas profundas, buscóen el desierto, y escaló montañas salvajes, hasta encontrar a la oveja queestaba perdida (así leemos en Lc. 15:1 al 7).

Una característica más de Jesús, es queera: Amigo de los pecadores. Originalmente este título le fue dado como uninsulto, como leemos en Lc. 7:34, pero eso es algo admirable. El Señor Jesús invirtiótiempo en aquellos que eran menospreciados por otros. Él se inclinó hacia lospobres, los visitó y compartió su comida. Le pidió a los pecadores que loayudaran. Todo eso lo hizo en una forma amistosa. A ellos les gustaba estar conÉl y disfrutaban su compañía.

El Contentamiento, también era unacaracterística suya. Cuando el Salvador enfrentó una incredulidad mayúscula, secontentó con el plan y el propósito de Dios, diciendo:“Sí, Padre,porque así te agradó”(así lo leemos en Mt. 11:26).

Otra era la: Paciencia. El escritor a losHebreos nos recuerda, en el cap. 12, vers. 3, cómo Jesús padeció una granhostilidad de pecadores en contra suyo. Todo lo que Satanás, los demonios o loshombres pudieron hacer contra Él, no lo detuvo en su senda hacia el Calvario.

Otra característica era su: Celo. El celoes una palabra que se encuentra una sola vez ligada a la vida del Señor Jesús,y es cuando expulsó a los cambistas del Templo. En aquel momento los discípulosrecordaron una de las profecías de David con respecto al Mesías:“Elcelo de tu casa me consume”(leemos en Jn. 2:17). En otras palabras,Él era consumido por una pasión con respecto a las cosas de Dios.

Pero ésa no fue la única ocasión. Toda suvida estuvo caracterizada por un fervoroso y ardiente deseo de hacer lavoluntad de Dios. Cuando sus padres lo reprendieron por haber quedado atrás enJerusalén, cuando ellos pensaban que debía permanecer a su lado en la rutahacia Nazaret, Él dijo:“¿No sabías que en los negocios de mi Padre mees necesario estar?”(así lo leemos en Lc.2:49).

La última característica que veremos hoy,es su: Gratitud. El versículo que inmediatamente surge en nuestra mente esMateo 11:25. Él acababa de pronunciar ayes sobre las ciudades de Corazín,Betsaida y Capernaum. Ellos habían rechazado aceptarlo, pese al hecho de queallí se habían llevado a cabo Sus milagros más prominentes.

Pese a semejante incredulidad, Jesús sevuelve a Dios el Padre con gratitud, diciendo:“… escondiste estascosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños”.Ésta es una lección para nosotros. Cuando las cosas en nuestra vida no salen apedir de boca, deberíamos elevarnos por encima de las circunstancias y elevarnuestras voces y nuestros corazones en gratitud hacia el Padre.

Fanny Crosby perdió su vista a la edad de 3años por la mala praxis de un doctor. Años más tarde cuando le preguntaron sobreel incidente, ella dijo: “Si bien puede haber sido un error por parte delmédico, no hubo error alguno por parte de Dios. Ciertamente fue Su intenciónque yo viviera mis días en oscuridad física para poder estar mejor preparada paracantar Sus alabanzas y animar a otros a hacerlo. De lo contrario no podríahaber escrito miles de himnos”.

Un niño de 2º año de escuela comenzó su díacayéndose del ómnibus escolar y golpeándose su cabeza sobre el pavimento. Esorequirió que se le dieran tres puntos para cerrar la herida. Durante el recreotuvo otro desafortunado incidente ya que se chocó con otro niño. El resultadofue que perdió dos dientes y quedó con su labio partido. Durante la tarde secayó y se quebró su brazo. El director decidió llevar al niño inmediatamente asu casa antes que algo más le sucediera. Cuando iban por un camino hacia lacasa del chico, el director percibió que el niño tenía algo en su mano. “¿Quétienes ahí?”, le preguntó. “Veinticinco centavos”, respondió el chico.“¿Dónde los obtuviste?”  “Losencontré en el patio hoy”, le explicó el pequeño niño. Luego sonrió, y con granentusiasmo explicó: “Sabe, Sr. Chapman, nunca había encontrado veinticinco centavos.Éste es mi día de suerte”.

Mucho depende no de cómo el día nos mire anosotros sino de cómo nosotros miramos al día. Algunas personas no logran verlas rosas detrás de una cerca quebrada. Cada día trae sus problemas, pero la felos puede convertir en bendiciones. Toda mariposa parece torpe al comienzopero, el correr de un día, marca una gran diferencia.

 

Aspire a ser como Jesús (2ª Parte)
Aspire a ser como Jesús (4ª Parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>