Apocalipsis 13 (1ª parte)

Apocalipsis 13

(1ª parte)

Autor: Thomas Ice

Apocalipsis 13 nos habla de la muerte y resurrección de la bestia. ¿Realmente sucederá tal resurrección durante la Gran Tribulación, o simplemente se tratará de un truco barato? Informémonos más acerca de este tema, escuchando el mensaje del Dr. Thomas Ice.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1767 – Estudio Bíblico
Apocalipsis 13 (1ª parte)



Amigos, ¿cómo están? Nuevamente estamos juntos para, en este caso, escuchar el mensaje: Apocalipsis 13, que nos habla de: La muerte y resurrección de la bestia.

En los versículos 3 y 4 de ese capítulo, leemos: «Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?».

Pero, ¿realmente sucederá tal resurrección durante la gran tribulacióno simplemente se tratará de un truco barato? Hank Hanegraaff expresa: “Satanás puede imitar las obras de Cristo “mediante el despliegue de todo su poder, señales y prodigios engañosos” (lo que se menciona en 2 Tes. 2:9), pero no puede hacer literalmente lo que Cristo hizo, es decir resucitarse a sí mismo de entre los muertos.»

Creo, que el “poder, señales y prodigios engañosos” realizados por Satanás, realmente son sobrenaturales. Tanto Jesús (en Mt. 24:4 y 5,11, y 24), Pablo (en 2 Tes. 2:9), y Juan (en Ap.13:13 al 15; 16:13 y 14; y 19:20), describen la obra sobrenatural, orquestada por Satanás, con las mismas palabras con que se describen los milagros que el propio Jesús realizó.

Gregory Harris se pregunta: «¿Es posible que Dios por un tiempo limitado permita la acción de fuerzas que hasta ahora (…) había reservado para sí mismo?” Y continúa diciendo: «Como el tiempo de la Gran Tribulación es considerado único en relación a cualquier otro de la historia, ¿no sería de esperar un poder satánico sin precedentes, poder que hasta ahora no se había podido desatar?»2En el presente siglo, Dios ciertamente, a través del Espíritu Santo, detiene en parte la obra del “hombre de pecado”(según leemos en 2 Ts. 2:3; 6 y 7).

Cuando el Espíritu Santo sea quitado de en medio, durante el período de la Gran Tribulación, la obra satánica se incrementará. En 2 Ts. 2:9, leemos:«inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios». De hecho, cuando Pablo escribe acerca de estas obras que han de sobrevenir durante el período de la Gran Tribulación, específicamente menciona, en el vers. 11, que será algo que Dios enviará. El propósito de esto será:«para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia»(vs. 11 y 12). A continuación, observaremos las diversas razones, que sugieren que la bestia de Apocalipsis resucitará de entre los muertos, en el período de la Gran Tribulación, y realizará verdaderos milagros. Pero, antes, una pausa musical.

Para describir los milagros de Cristo y de los apóstoles, en la Biblia, ante todo, se utiliza el término “señales” y “prodigios”. La palabra griega traducida como señales es “semeion” y significa “señal” o “marca”, con la cual algo podía ser identificado. Es empleada en varios pasajes, al hablar de los milagros de Cristo y de los apóstoles (por ejemplo, en los cap. 12 y 16 de Mateo; 8 y 16 de Marcos; 11 y 23 de Lucas; 2, 3, 4, 6, 7 y 9 de Juan; 2, 4, 5, 6, 7,14 y 15 de Hechos; 15 de Romanos; en 1 Co. 1; en 2 Co. 12; y en Hebreos cap. 2). Esta es la palabra más usada para describir las obras milagrosas de Jesús y de Sus apóstoles. La palabra griega “teras”, en el Nuevo Testamento, también se refiere a milagros. El sustantivo “prodigio” aparece 15 veces en el Nuevo Testamento y siempre está conectado con la palabra “señal”, o bien, “señales” (en Mateo 24; en Marcos 13; en Juan 4; en Hechos 2, 4, 5, 6, 7 y 14; en Romanos 15; en 2 Corintios 12; en 2 Tesalonicenses 2; y en Hebreos 2).

Otras palabras griegas traducidas como milagro, son “dunamis” y “energeia”, que generalmente se traducen como “milagro” u “obrar”. “Ambas, hacen referencia más bien a la fuente sobrenatural, que a lo realizado”, concluye Harris. Salvo 2 Tesalonicenses 2:9, estas palabras siempre hacen referencia a la “obra de Dios”.


Sorprendentemente,estas palabras que recién fueron descritas y que expresan los hechos milagrosos de Jesús y de los apóstoles, también corresponden al vocabulario que describe “los milagros que tendrán lugar en el período de la Gran Tribulación orquestados por Satanás”. La palabra “señales”, se usa en relación a los milagros satánicos en el período de la Gran Tribulación (en Ap. 13:13 y 14; y 16:14), “y precisamente son la misma combinación de palabras: grandes señales y prodigios (de Mt. 24:24; y Mr. 13:22), y: gran poder y señales y prodigios (de 2 Tes. 2:9)». Lo especialmente llamativo es lo que leemos en 2 Tesalonicenses 2:9. Allí se nos dice que el inicuo es aquel “cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos“.

Pareciera que la Biblia nos contaraque estos son milagros que se asemejan a los que había obrado el Señor. “El término mentirosos o falsos, no se refiere a la falta de autenticidad en cuanto al origen sobrenatural, sino a las consecuencias de los milagros.» El uso del lenguaje de los autores del Nuevo Testamento, inspirados por el Espíritu Santo, no da lugar a la interpretación de que estas obras satánicas sean puro truco de prestidigitador.

Apocalipsis 13 es un capítulo que trata el tema de la bestia (también conocida como Anticristo), y del falso profeta. Este capítulo revela, en el vers. 3, que la bestia tiene una herida de muerte, que es sanada. También se lee, en el vers. 12, que el falso profeta “ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada“. Y en el vers. 13, que:«También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres“.

La expresión griega en los versículos 3 y 12, describe la herida mortal de la bestia. John Walvoord sugiere que: «Otro significado plausible, es que el último líder mundial recibiera una herida que normalmente sería mortal, pero que habría de ser curada por Satanás. La resurrección de un muerto parecería estar fuera del alcance del poder satánico, no sin embargo la cura de una herida. Sea como fuere, lo decisivo es que el último líder mundial evidentemente llegará al poder mediante la obra sobrenatural de Satanás.»No creo que la explicación de Walvoord corresponda a esta cita. Creo que el texto apoya la idea de la muerte real y de la resurrección real de la bestia. Harris, explica que: «El argumento de que la herida es mortal, se ve apoyado por el hecho de que para el caso de la muerte y resurrección de Cristo se utiliza la misma expresión.

Apocalipsis 5:6 describe al Cordero“como inmolado” (hos esphagmenen). Estas mismas palabras describen la herida que recibe la bestia (hos esphagmenen, en el cap. 13:3)» En base a esta gran similitud, Charles Ryrie expresa: “Si Cristo realmente murió, parecería que este líder, de hecho, también morirá. Pero, su herida será sanada, lo cual sólo puede significar que hay una reconstitución de la vida.»


¿Hurtar, matar y destruir?
Apocalipsis 13 (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>