Amor, Justicia y Esperanza (1ª parte)

Amor, Justicia y Esperanza

(1ª parte)

Autor: Marcel Malgo

El mensaje del profeta Oseas es el del increíblemente paciente amor de Dios. Usted quedará asombrado con los aspectos personales, que tienen que ver con nuestra vida, que serán mencionados en este estudio. Se tratarán temas específicos que nos conducirán, cada vez, a un nuevo desafío.


DESCARGARLO AQUÍ
PE1583- Estudio Bíblico – Amor, justicia y esperanza



Amigos oyentes, ¿cómo están? Es un gusto estar nuevamente junto a ustedes para comenzar un nuevo tema dentro de este estudio que estamos siguiendo. Como ya se dijo el mismo es: Amor, justicia y esperanza. Vamos a leer como introducción, entonces, el capítulo 12 de Oseas. Dice así:

“Efraín se apacienta de viento, y sigue al solano; mentira y destrucción aumenta continuamente; porque hicieron pacto con los asirios, y el aceite se lleva a Egipto. Pleito tiene Jehová con Judá para castigar a Jacob conforme a sus caminos; le pagará conforme a sus obras.

En el seno materno tomó por el calcañar a su hermano, y con su poder venció al ángel. Venció al ángel, y prevaleció; lloró, y le rogó; en Bet-el le halló, y allí habló con nosotros.
Mas Jehová es Dios de los ejércitos; Jehová es su nombre.
Tú, pues, vuélvete a tu Dios; guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía siempre.

Mercader que tiene en su mano peso falso, amador de opresión, Efraín dijo: Ciertamente he enriquecido, he hallado riquezas para mí; nadie hallará iniquidad en mí, ni pecado en todos mis trabajos.

Pero yo soy Jehová tu Diosdesde la tierra de Egipto; aún te haré morar en tiendas, como en los días de la fiesta.
Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas.

¿Es Galaad iniquidad? Ciertamente vanidad han sido; en Gilgal sacrificaron bueyes, y sus altares son como montones en los surcos del campo.

Pero Jacob huyó a tierra de Aram, Israel sirvió para adquirir mujer, y por adquirir mujer fue pastor. Y por un profeta Jehová hizo subir a Israel de Egipto, y por un profeta fue guardado.


Efraín ha provocado a Dioscon amarguras; por tanto, hará recaer sobre él la sangre que ha derramado, y su Señor le pagará su oprobio.”


Veamos ahora qué es:

Lo que contiene el amor

El tema que enfocaremos en este capítulo se halla en Oseas 12:6: “Pero tú debes volverte a tu Dios, practicar el amor y la justicia, y confiar siempre en él” (así dice la NVI). En algunas versiones bíblicas este versículo es traducido como “… practicar el amor…”, mientras que en otras se usaron las siguientes palabras: misericordia, bondad, lealtad, benevolencia o piedad. La pregunta es: ¿No existe una gran diferencia entre estos términos? La respuesta es: No, ya que estas distintas expresiones ¿no muestran todo lo contenido en el amor?

¿El verdadero amor se alcanza únicamente siendo misericordioso y bondadoso; o son necesarias además la lealtad y la benevolencia, sumado a una piedad proveniente del corazón? Por supuesto que cada una de estas cosas tienen un significado independiente; pero cuando son practicadas se hace visible el amor; un amor auténtico proveniente del corazón.

En las palabras del versículo 6, vemos:
Un claro llamado a la conversión

La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿cuál era el contexto de aquel entonces, cuando Dios dirigió esas palabras al pueblo de Israel? Lamentablemente, la situación de Israel era igual a la de antes, permanecía en pecado y culpa. Al igual que los anteriores capítulos, Oseas 12 habla del pecado y la rebeldía. Dios muestra este hecho ante los ojos de Israel, introduce el tema hablando de su antepasado Jacob. Éste había vivido en toda clase de pecados. Dios es franco en este aspecto. El Señor les cuenta cómo Jacob huía de Esaú, pero la historia continúa, pues el mismo tuvo un encuentro con el Señor en Bet-el. Luego, entonces, sigue narrando cómo Jacob un día (en el vado de Jaboc) experimentó una profunda conversión. Este acontecimiento se relata con breves palabras en el versículo 4 de Oseas 12: “(Jacob) venció al ángel, y prevaleció; lloró, y le rogó; en Bet-el le halló (al Señor), y allí habló (el Señor) con nosotros”.


Es conmovedor escuchar al Señornarrar el devenir del antepasado Jacob; un hombre que enredado en varios pecados, un día llegó a convertirse. Es como si el Señor dijera a su pueblo renegado: “Así como vuestro antepasado Jacob se convirtió a su Dios, vuelve también tú Israel, de nuevo a tu Dios”. Desde este punto de vista, entendemos muy bien el llamamiento de Dios a su pueblo en el vers. 6: “Pero tú debes volverte a tu Dios, practicar el amor y la justicia, y confiar siempre en él”.

Israel debía pasar por lo mismo que Jacob. Debía llegar a una profunda conversión. ¡Para el Señor este mensaje a Israel es tan importante, que al mismo tiempo lo transmitió a través de Miqueas, con similares palabras!

¡Oseas y Miqueas fueron contemporáneos y ambos predicaron, prácticamente al mismo tiempo, mensajes similares! Oseas tuvo que anunciar: “Pero tú debes volverte a tu Dios, practicar el amor y la justicia, y confiar siempre en él”. Mientras que Miqueas anunció, como leemos en el cap. 6 vers. 8 de su libro: “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios”. Es realmente notable el parecido que mantienen ambos mensajes.

¿No demuestra esto que las palabras que Dios dirigió a su pueblo son de gran importancia? El Señor deseaba que su pueblo rebelde escuchara claramente su llamamiento.


¿Qué sucede en la actualidad?¿Acaso este mensaje de volver a Dios, perseverar en el amor y el juicio y esperar en Él, no es inmensamente importante para nosotros? Pensemos en las palabras de Pablo en Romanos 15:4: “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”. Visto desde esta perspectiva, debemos decir que las palabras de Oseas aún tienen validez en nuestras vidas. En este tiempo más que antes, ya que en muchas congregaciones cristianas existen muchos desaciertos.

Si observamos objetivamente el campo cristiano, nos confrontaremos con cosas que no están bien y que harán temblar nuestro ser. Por este motivo, el llamamiento de Oseas es muy actual para nosotros.

¡Realmente es necesario que los cristianos vuelvan a su Dios, perseverando nuevamente en el amor y la justicia, y que comiencen, como antes, a esperar fervientemente en el Señor!


Por esta razón, queremos tomar lo anunciado por Oseas de manera personal para nuestras vidas y para todo el cuerpo de Cristo; pues el mismo llamamiento resuena fuertemente en todos nosotros: ¡Vuélvanse!

Consideremos cómo es esto en:
La práctica

En primer lugar:

Practicar el amor

Preguntémonos: ¿Qué significa esto en la práctica? ¿Qué nos quiere enseñar el Señor a través de las palabras de Oseas 12:6? ¡Debemos entender primeramente que el amor tiene que ver con aceptar de todo corazón la Palabra de Dios! El Señor Jesús lo dijo de la siguiente manera: “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras” (así leemos en Juan 14:23 y 24).


Esta afirmaciónse expresa con toda claridad. Nuestro Señor da a entender, que el amor es equivalente a guardar su Palabra. Es decir, el que verdaderamente ama a su Señor no es aquel que sólo escucha la Palabra, sino aquel que la acepta en su corazón, la aplica y se apropia de ella; o como dice Santiago 1:22: “sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores”.


A los que Aman a Dios
Amor, Justicia & Esperanza (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>