Alegato para la profecía bíblica (parte 1).

Titulo: “Alegato para la profecía bíblica”(parte 1).

Autor: Norbert Lieth
  Nº: PE909

Estimado oyente, como usted bien sabe, un alegato es el discurso final en el cual, tanto fiscal como abogado, sintetizan sucausa ante el jurado.

 

De manera que Mateo 24:44-51 puedeconsiderarse un discurso final, en el cual Jesús sintetiza las declaraciones antescitadas en Mateo 24.


Descargarlo GRATIS a su propio pc para tener o compartír con otrosPE909.mp3




“Alegato para la profecía bíblica” (parte 1).

Estimado amigo, como usted bien sabe, un alegato es el discurso final en el cual, tanto fiscal como abogado, sintetizan su causa ante el jurado.

De manera que Mateo 24:44-51 puede considerarse un discurso final, en el cual Jesús sintetiza las declaraciones antes citadas en Mateo 24. En su alegato, el Señor menciona sus declaraciones acerca de los tiempos finales y nos exhorta a velar. Y una de las maneras de hacerlo es ocuparnos de la palabra profética y permitir que otros la conozcan a través nuestro.

Le invito a escuchar lo que dice en Mateo 24:44-51: “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.''

Aquí se habla acerca de un siervo que debe ocuparse, especialmente, del alimento. La orden concreta es la de abastecer diariamente a los co-inquilinos de la casa y de la finca. Si cumple satisfactoriamente con esta comisión, el señor de la casa recompensará, a su regreso, la lealtad de este siervo.

¿A qué se refiere el “alimento a tiempo”? A anunciar la palabra profética de Dios, la incansable proclamación del regreso de Jesús. En el texto paralelo de Lucas 12:42 dice: “… para que a tiempo les dé su ración…'' (Reina Valera) ó “… para darles de comer a su debido tiempo…'' (Dios habla hoy).

Debemos observar estos versículos, en relación a las declaraciones de Mateo 24, pues allí el Señor habla expresamente acerca de su regreso. Jesús ofrece una vista general acerca de los últimos tiempos. Y en este contexto, habla sobre la necesidad de repartir la palabra profética como el “alimento a tiempo''. A medida que las señales van siendo más claras, es cada vez más necesario hacer lo correcto. Con las palabras acerca del pensamiento del siervo malo, que en su corazón dijo: “Mi señor tarda en venir '', el Señor recalca claramente que se trata de una preparación interior para el regreso de Jesús. Concretamente, se trata de la esperanza inminente de este suceso.

La palabra profética de Dios y su exposición, no es un caballito de batalla de determinados predicadores. Antes bien es una necesidad urgente para nuestros días. El propio Señor nos alienta de la siguiente manera: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos …'' (2 Pedro 1:19).

Veremos ahora el significado literal

A mi entender, los capítulos 24 y 25 del evangelio de Mateo se refieren, especialmente, a la situación de Israel en el tiempo de los últimos siete años de la Gran Tribulación, es decir en vista del regreso visible del Señor Jesucristo con poder y gran gloria (Mateo 24:30). En este pasaje, el Señor Jesús no habla acerca de su Iglesia, sino del pueblo judío pues, por ejemplo, menciona las azoteas de Israel (vers. 17), las mujeres israelitas embarazadas y las que están amamantando (vers. 19) y el día de reposo (vers. 20).

El “siervo fiel'', a mi entender, representa el remanente fiel de Israel que, durante los últimos siete años, llegará a creer en el Mesías Jesucristo. Cuando la Iglesia de Cristo haya sido arrebatada, germinará la semilla de los judíos mesiánicos, que hoy en día es diseminada en Israel. Aparecerán entonces los 144.000 judíos sellados (Apocalipsis 7:4 en adelante) y los “dos testigos'' (Apocalipsis 11:3 en adelante), quienes anunciarán el Antiguo y el Nuevo Testamento en Israel. A continuación, habrá un avivamiento. Muchos judíos se acercarán a Jesucristo. Estos creyentes israelitas, demostrarán fidelidad al Señor a través de los tiempos difíciles de la tribulación, e instruirán a su pueblo judío acerca de la inminente venida de Cristo. Les proveerán el alimento de la palabra profética. Cuando el mundo entero sea juzgado por Dios, repartirán el “alimento a tiempo'' y dirán: “Vean, las profecías se cumplen''.

Cuando el Señor regrese, al cabo de esto siete años, como recompensa, pondrá a este fiel remanente judío “sobre todos sus bienes'' (Mateo 24:47). Con el reino milenial sus “bienes'', o bien su “posesión'', se extenderá a lo largo y ancho del mundo y de las naciones. Este remanente gobernará con el Mesías Jesús sobre todos sus bienes: “Después recibirán el reino los santos del Altísimo…'' (Daniel 7:18).

El “siervo malo'', a mi entender, es el judaísmo que no recibió a Cristo durante el período de esos últimos siete años. Habrá una tremenda división dentro del pueblo judío. Muchos se apartarán radicalmente de las creencias de sus padres (2 Pedro 3:4) y pactarán con el anticristo (Daniel 9:27). Traicionarán a sus propios hermanos, no creerán en el regreso del Mesías y “aborrecerán'' a sus propios compatriotas (Mateo 24:10). El amor se enfriará en sus corazones, porque la iniquidad llegará a su cumbre debido al “inicuo'' (2 Tesalonicenses 2:7-8). En la antigua traducción Elberfelder, dice: “… y debido al aumento de la iniquidad el amor de muchos se enfriará'' (Mateo 24:12).

¿A quiénes se refiere el término “muchos''? Ni al mundo, que de todas maneras no tiene el amor divino, ni a la Iglesia, la cual para el tiempo de la tribulación ya habrá sido arrebatada. Los “muchos'' se refiere a la masa del pueblo judío, pues Mateo 24 se refiere a la situación de los judíos justo antes del regreso visible de Jesucristo. La Biblia Elberfelder (traducción en alemán, nota del traductor), traduce esta porción de la siguiente manera: “… de muchos, es decir “de la masa de los confesores''''. Muchos se desviarán de la creencia de los padres. En la actualidad, Israel ya deja de escuchar a Dios y traza caminos seculares, de manera que pronto estará dispuesto a aceptar cualquier tipo de paz.

La expresión “muchos'' proviene de Daniel 9:27: “Y por otra semana (=siete años) confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador''.

De los “siervos fieles'', sin embargo, se dice: “Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad'' (Daniel 12:3). Los “siervos fieles'' anunciarán el evangelio, la justicia de Jesús y su inminente regreso, a los “muchos'' (al pueblo judío). Pero muchos no les creerán y se unirán al falso Mesías.

Aquel judío que durante el tiempo de la tribulación y hasta el regreso del Señor se comporte como un “siervo malo'' y no se convenza de haber obrado mal, no tendrá parte en el reino milenial. Eso lo expresa el Señor Jesús con palabras muy duras: “… lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes'' (Mateo 24:51). Ezequiel ya había profetizado con respecto a esto: “… mas a la tierra de Israel no entrarán…'' (Ezequiel 20:37:38). Al judaísmo apostatado también le concierne lo profetizado por Pedro: “… que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación'' (2 Pedro 3:3-4, compare con Ezequiel 12:21). Ambas epístolas de Pedro están dirigidas a los judíos (1 Pedro 1:1; 2 Pedro 3:1), y el término “los padres'' se refiere a los padres de la fe del judaísmo.

Autoengaño espiritual de la iglesia de los tiempos finales (parte 3).
Alegato para la profecía bíblica (parte 2).

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>