¿A quién está dirigido Mateo 24 y 25?

Ante todo el Señor Jesús se dirige al Pueblo de Israel y no a la Iglesia.

– La Iglesia, hasta ese entonces, aún seguía siendo un misterio. Fue introducida recién en pentecostés y, más tarde, revelada por Pablo.

– De manera que aquí no se trata del arrebatamiento, sino del regreso de Jesús para su pueblo Israel, con poder y gran gloria, después de la gran tribulación (versículos 29-31). El Señor habló primero del inminente Getsemaní y, después, acerca del arrebatamiento en Juan 14. Hasta ese entonces, como discípulos judíos, tenían únicamente el conocimiento acerca del maravilloso y venidero tiempo del Mesías (por ejemplo, Lucas 17:22-37).

– Los discípulos, a los que se dirige el Señor, aún deben ser catalogados inequívocamente como judíos; en mi opinión representan al remanente creyente mesiánico en la época de la tribulación.

– Las palabras del Señor sobre el Monte de los Olivos son un adelanto profético de cómo será la situación de los judíos antes del regreso de Jesús.

– Los falsos profetas, o bien Cristos, que se nombran en los versículos 5,23 y 26, son un peligro para Israel. La Iglesia, antes bien, tiene que cuidarse de los falsos maestros, falsos apóstoles y falsos evangelistas, y tiene que probar los espíritus (compare 2 Corintios 11:13; 2 Pedro 2:1; Gálatas 1:6-9). Los hijos de Dios que han nacido de nuevo, a través del Espíritu Santo, seguramente, no podrán caer en tal seducción.

– La "abominación desoladora" (Mat.24:15) se refiere inequívocamente a la tierra judía, con el templo judío y los sacrificios judíos, de los cuales ya hablaba Daniel. Y Daniel no hablaba acerca de la Iglesia, sino sobre "tu pueblo y sobre tu santa ciudad" (Daniel 9:24).

– La expresión: "… entonces los que estén en Judea, huyan a los montes" (versículo 16), habla por sí sola. Aquí sólo se trata de la tierra judía. Pues en ningún lugar del Nuevo Testamento se exhorta a la Iglesia de Jesús a que huya a los montes.

– Lo mismo también ocurre con la declaración acerca del día de reposo (versículo 20), el cual corresponde al judaísmo.

– La parábola de la higuera (versículo 32), también es una imagen de la nación judía. Asimismo, la declaración del Señor sobre la "generación" (versículo 34) se refiere a Israel.

Volver

¿A qué se refieren los huesos secos de Ezequiel 37?
¿Cuál es el tiempo al que se refiere el Señor en Mateo 24?

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>