Las Hormigas

Titulo: “Las Hormigas”

Autor: Nelson Ferrando
  PE1463

Nelson Ferrando nos habla del ejemplo de unos insectos muy pequeños que son modelo de mucha labor  y Perseverancia: Las Hormigas! No se pierda este programa.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1463.mp3



 Les habla Nelson Ferrando y como otras veces deseo que estemos pensando en que La Misma Naturaleza Nos Enseña. Días Pasados me había dedicado a vigilar que no hubiese planas a las cuales la hormiga la estuviese comiendo. Al ir caminando no tardé mucho en encontrar a una planta de viña que ya le habían hecho bastante Daño. Entonces me dediqué a seguirlas para ver a dónde iban, y así atacar su olla. Lugar bajo tierra donde ellas depositan los pedacitos de hojas, para que se conviertan en hongos y así ser de alimentos es por eso que antes de una lluvia y antes de ella es cuando están más activas. Pues la humedad de la tierra hace que la transformación de las hojitas a hongo sea mucho más rápido, como también se puede notar que en tiempos de seca, ella está menos activa.

Dado que había llovido la noche anterior, habían lugares que tenían agua y en mi mirar por donde iban encontré que tenían su camino intransitable, porque en esa zanja donde ellas cruzaban había agua, me quedé pensando al ver cómo ellas se la ingeniaban, para poder pasar. Aprovecharon que había un pasto caído que cruzaba la zanja y este les servía de puente a la cual las hormigas aprovecharon para pasar al otro lado y así seguir su camino hasta la cueva en donde entraban. Mientras pensaba vino a mi mente un versículo de la Biblia, que lo encontramos en proverbios 6, versículos 6 al 8 que dice así, ve a la hormiga oh perezoso, mira sus caminos y sé sabio. La cual no teniendo capitán ni gobernante, ni señor, prepara en el verano su comida y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Y me puse a analizar ese insecto, que tanto daño nos provoca, y que tanto hizo amargar a mi señor cuando en la mañana fue a ver sus rosas que había plantado y que por la noche se habían quedado sin hojas. Pudiendo ver solo tronquitos pelados.

También en nuestra granja nos hace mucho daño. Especialmente a la viña y a los duraznos. Qué perseverantes que son, uno le pone veneno en un agujero donde las ve entrar y al otro día aparecen por otro. Es que son como dice la Biblia, son perseverantes. Preparan su comida, son precavidas, no son nada perezosas. Olvidándome del daño que nos hacen pensaba que me dejan una linda enseñanza de la perseverancia, de conducta, fuerza y de unidad, no anda cada una para donde quiere a su libre albedrío todas van por su camino y todas cargadas con su comida. Hay una clase de hormigas que son coloradas, y que tienen una particularidad, un grupo de ellas suben a la planta y suben a cortar hojas, cabitos y hasta frutos. Y dejan caer las partes cortadas al suelo. En el suelo hay una cantidad mayor de hormigas que recogen y se encargan de llevarlas a su cueva. Y en una noche pelan una planta bastante grande. Yo no se cómo se comunican pero no veo en ellas ninguna muestra de haraganería ni rebeldía ni nada por el estilo. Qué diferente sería nuestro mundo si imitásemos en su actitud a la hormiga.

Pero esto no es nada nuevo, en el mismo pasaje que leíamos sigue diciéndonos el sabio salomón con respecto al hombre: El hombre es malo, perversidades hay en su corazón, anda pensando el mal en todo tiempo. Siembra la discordia. Qué realidad, diría, qué vergüenza! Que un pequeño insecto sea un ejemplo de laboriosidad, de unidad de fuerza y de perseverancia, sin embargo, el hombre es un ejemplo de egoísmo, de no pensar en el próximo y el ser humano es así, por eso Dios en la Biblia, dice que el hombre es pecador y que se ha apartado de él. Que hay orgullo en su corazón, y agrega, que no hay temor de Dios delante de sus ojos.

Mi amigo oyente deseo que tu pienses en qué relación estás con Dios. Quiero decirte que si no le reconoces como tu Dios, lamentablemente estás condenado al castigo eterno. Pero eso no es lo que Dios quiere para ti. Demostrando su amor para con los hombres, él, Dios, envió a su hijo Jesucristo a este mundo a dar su vida en una cruz de vergüenza, y de maldición por cada uno de nosotros. Allí en la cruz, Jesús derramó su sangre preciosa para que aquel que cree que Cristo murió por él esa sangre le limpie de todo pecado. Te exhortamos, mi amigo que me escuchas, a pensar en tu vida, si estás preparado para tener un encuentro con Dios. Si no lo estas te rogamos que hoy lo hagas. Pidiendo perdón por tus pecados a Dios y aceptando por la fe a su hijo Jesucristo.

Las Abejas

Título: Las Abejas

Autor: Nelson Ferrando
PE1443

Nelson Ferrando nos cuenta cómo la naturaleza nos enseña a través de las Abejas. A partir del ejemplo de estos laboriosos insectos, presenta una enseñanza Bíblica, que representaNelson Ferrando nos cuenta cómo la naturaleza nos enseña a través de las Abejas.


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1443.mp3



Estimados amigos les habla Nelson Ferrando, y en nuestra consideración de hoy sobre la misma naturaleza nos enseña quisiera comentarles algo que me sucedió. En la fruticultura como también en otros rubros, es necesaria la labor de la abeja. Ese insecto tan laborioso que con sus patitas, va pasando el polen de una flor a otra y así se va efectuando la polinización tan necesaria, para la fructificación de nuestros árboles frutales.

En una granja siempre hay colmenas a las cuales se les llama guachas. Porque son enjambres que se quedan y permanecen en distintos lugares, algunas entre troncos viejos de algún árbol, otras entre cajones y dado de que no se les saca miel permanecen por mucho tiempo, y algunas por años. Este hecho hace que convivamos con ellas y que nos acostumbremos a ellas. Y ellas a nosotros. Y así perdiéndoles el temor a ser picados dado que por lo general son mansas.

En cierto momento en el terreno vecino, el dueño alquiló para que una persona que se dedica a tener colmenas para la producción de miel trajera como 30 y pico de colmenas. Siempre he dicho que no tengo miedo a las abejas. Y que por eso no me pican pero en esta ocasión, las abejas del vecino que estaban malas porque una máquina estaba trabajando alrededor de las colmenas remetieron contra mi, y tuve que salir corriendo al mejor estilo del mejor corredor de 100 mts. Llanos, no obstante una de ellas alcanzó a picarme. Lo cual me demostró que a los 60 años y pico ya o estaba para correr tan rápido como era necesario. Mientras con cuidado me sacaba el aguijón me decía a mí mismo, y vos que te jactabas, que las abejas no te picaban porque no les tenías miedo! Y recordé una realidad que ya la sabía. Si no se les molesta, no pican. Este hecho me llevó a pensar en lo peligroso que es tenerse demasiado confianza.

O andar desprevenido, si no hubiese sido así, posiblemente no me hubiese picado esa abeja. Esto me deja una enseñanza que deseo compartirla con ustedes mis queridos oyentes, hay ocasiones que por demasiada confianza o por despreocupados, caemos en errores que solemos decir, nos salen muy caros. Yo pensaba que no me iban a picar. Pero me picó, y esa fue mi triste realidad. Esa frase: Yo pensaba que no me iba a pasar nada, hace que a muchas personas les sucedan cosas tristes y lamentables. Como maestro de la clase de jóvenes en la Iglesia, esta es nuestra exhortación a la juventud.

Cuidado con el NO PASA NADA, no debemos olvidar que hay cosas que hacemos que no tienen marcha atrás y que las consecuencias son demasiado lamentables podemos pensar en la invitación de probar un poquito de droga, posiblemente la invitación irá con un NO PASA NADA. Sin embargo la experiencia de muchos es que pasó y mucho. Otros con el sexo, o con la bebida, y podríamos seguir pensando en diferentes cosas pero que muchas veces termina con el mismo fin triste, como les sucedió a muchos. Amigo oyente, el enemigo de las almas, y hago referencia a Satanás, también usa esta misma expresión para hacernos vivir sin preocuparnos de nuestra alma y de nuestra relación con Dios.

La Biblia me muestra un ejemplo de cómo una persona se olvidaba de su alma y de su relación con Dios, a pesar de estar en peligro. En el evangelio según San Lucas, capítulo 12 versículo 16 – 20 no relata cuando el mismo señor Jesús se está refiriendo a una parábola y él mismo dice: El terreno de un hombre le produjo una buena cosecha, así que se puso a pensar, qué voy a hacer, no tengo dónde almacenar mi cosecha. Y por fin dijo: ya sé qué voy a hacer, derribaré mis graneros y construiré otro más grande donde pueda almacenar todos mis bienes y diré: alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para tantos años, descansa, come, bebe y goza de la vida, pero Dios les dijo, Necio, esta misma noche, te van a reclamar la vida, y quién se quedará con lo que has acumulado? Este hombre pensó, con lo que tengo estoy tranquilo no pasa nada, está todo bien.

Pero se había olvidado de Dios. Yo también había pensado que estaba todo controlado. Que no tenía problemas con las abejas. Por eso yo, amigo oyente, deseo advertirte, todo ser humano tendrá un encuentro con Dios. Creamos o no. La Biblia nos muestra con Claridad que hay dos lugares que pueden ser nuestro destino. Para quienes hemos tenido un encuentro con Dios, reconociéndonos pecadores, y creyendo que su hijo Jesucristo murió en la cruz por nosotros, el lugar será el cielo, para aquellos que no creen en lo que les decimos y quizás piensen en No pasa nada su lugar será el infierno. Un lugar de tormentos y de dolor para siempre. Dice la Biblia referente a ese lugar, allí será el lloro y el crujir de Dientes. Amigo, es tu elección, mi anhelo es que medites, recapacites, y vengas al Señor Jesús que te quiere perdonar tus pecados, y darte vida eterna en el cielo. Si así lo haces entonces serás una persona feliz.

Torta húmeda de banana

Torta Húmeda de Banana

Ingredientes

G 3 bananas

G ¾ tazas de azúcar

G 2 huevos

G 120 grs. de Manteca

G 1 cuch de leche

G 2 tazas de harina

G 1 cuch de Polvo de Hornear

G 1 cuch de Bicarbonato

G 1 pizca de sal

G 1 tercio de Tazas de nueces picadas.

 

Modo de Preparación 

Se pisan las bananas y se les agrega azúcar, huevos, la manteca y la leche. Luego aparte se realiza otra mezcla, harina polvo de hornear, bicarbonato, sal y las nueces picadas. Luego se va agregando la mezcla Blanda a la seca, y se une sin batir. Se coloca la preparación en un molde de horno enmantecado y enharinado. Se lleva a un horno moderado durante 1 hora.

Caleb – Su valor y su prueba (1/3)

Título: Caleb – Su valor y su prueba

Autor: Esteban Beitze
  PE1460

En medio de la noche oscura de la incredulidad, desazón y cobardía, aparece una luz que ilumina el camino, que da confianza y seguridad. Es un hombre que, en medio de la oposición y grandes retos, demostró ser un líder íntegro, capaz y perseverante. Ese hombre fue Caleb. Hoy, como nunca antes, la mies del Señor requiere de creyentes y, sobre todo, de líderes firmes, íntegros, que sirvan de ejemplo para otros. Caleb lo fue, tú también lo podrás ser. ¿Estarás dispuesto a ser usado por Dios?


DESCARGARLO PARA TENER O COMPARTIR CON OTROS:pe1460.mp3



Seguramente ya hemos leído, escuchado o visto historias de personas que se comportaron en forma heroica en situaciones difíciles y, muchas veces, bajo el riesgo de su propia vida. Los héroes se destacan justamente por hacer algo que otra persona, en su misma situación, no haría. Vemos bomberos que se meten en las llamas para salvar a una persona atrapada, rescatistas en las montañas salvando alpinistas atrapados o heridos, interviniendo en inundaciones o aún en eventos cotidianos, como accidentes automovilísticos. Nuestra sociedad también considera héroes a los libertadores de los diferentes países, a soldados que armados de mucho valor hicieron hazañas, etc.

Ahora, cuando empezamos a compararnos con estas personas, nos sentimos pequeños y cobardes. Nos gustaría ser iguales, pero no arriesgaríamos nada para lograrlo.

Veremos cómo una persona llegó a ser un héroe y un gran líder, a pesar que todas las circunstancias estuvieron completamente en su contra.

Israel había salido de Egipto por el poderoso actuar de Dios y bajo la guía de Moisés. Al fin llegaron a Cades-barnea, un lugar un poco más al sur de la tierra prometida. Desde allí deciden enviar espías para observar la tierra. Fueron doce los elegidos, uno por cada tribu. Entre ellos se encontraba “de la tribu de Judá; Caleb hijo de Jefone“. Leemos en Nm. 13:18 al 20 que se les encomendó la siguiente tarea: “observad la tierra cómo es, y el pueblo que la habita, si es fuerte o débil, si poco o numeroso; cómo es la tierra habitada, si es buena o mala; y cómo son las ciudades habitadas, si son campamentos o plazas fortificadas; y cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él hay árboles o no; y esforzaos, y tomad del fruto del país…”

Al cabo de 40 días de recorrer la tierra, volvieron trayendo muestras de su abundante fruto. Entre ellas, un racimo de uvas tan grande, que tuvieron que llevarlo entre dos, atado a un palo. A continuación dieron su reporte: “Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán“.

Era evidente que el reto que tenían que enfrentar era difícil. Veamos las condiciones adversas que tenían que desafiar.

Comencemos con las Condiciones adversas frente a un reto

En primer lugar, Israel era un pueblo que durante centenares de años había vivido en esclavitud. Evidentemente no tenía valor y mucho menos experiencia bélica para enfrentar ejércitos organizados y conquistar ciudades amuralladas. Habían estado sujetos a servidumbre toda su vida.

En segundo lugar, en ese territorio había cinco pueblos a los cuales tendrían que combatir.

En tercer lugar, las ciudades eran muy fortificadas y con muros muy altos.

En cuarto lugar, en esa tierra también vivían gigantes, los temidos “hijos de Anac” que en la pelea cuerpo a cuerpo – como se acostumbraba en la antigüedad – obviamente siempre llevarían la ventaja.

En quinto lugar, diez de los espías que habían acompañado a Caleb influenciaron negativamente al pueblo, mostrando todos los inconvenientes que existían. Dijeron: “…No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos“. Es evidente que expresiones tales como: “no podemos“, “más fuerte que nosotros“, “hablaron mal“, “tierra que se traga a sus moradores” (o sea, los mata), “gigantes” y la percepción final de: “y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas“, son de lo más contraproducentes para enfrentar una tarea, un conflicto o dificultad. Si frente a un reto nos vienen a decir de entrada que no lo podremos hacer o que es demasiado difícil, serán muy pocos los que no se dejarán acobardar.

Y, en sexto lugar, otro frente de conflicto que tuvo Caleb fue la influencia del entorno. Ésta fue la reacción del pueblo: “Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto“.

El pueblo, al tener que enfrentarse al problema de los gigantes y las ciudades fortificadas, prefería volver a Egipto. Ellos ya no tenían presente todo lo que habían sufrido en ese lugar, su esclavitud, el hecho que sus hijos varones recién nacidos tenían que ser tirados al Nilo. Ya no tenían en cuenta los latigazos de los capataces egipcios, y cuántos de los suyos seguramente hubieron muerto por ese trato.

Hasta es un poco ridícula su forma de argumentar. Preferían la muerte en el desierto o en Egipto que la muerte conquistando la tierra que, de todas formas, según su modo de pensar, también sería muerte.

Esta forma de actuar es típica de la persona cobarde y, sobre todo, de la que tiene falta de fe. Los desastres pasados más grandes son preferibles a alguna dificultad real, o inclusive ficticia por enfrentar, con tal de no hacerle frente al problema.

Ahora, imaginémonos la situación de Caleb. Un pueblo de alrededor de dos millones de personas, todas juntas llorando, gritando y lamentándose por el problema que se levantaba frente a ellos. Había una desazón completa. Los diez espías sólo pudieron contagiar derrotismo y pesimismo. Ya nadie tenía ánimo, y aún si alguien hubiera preferido conquistar la tierra antes de volver a Egipto, no lo dio a conocer para no llevarle la contra a los demás. Creo que una de las acciones que requieren más valentía es ir en contra de la opinión de la mayoría.

En la actualidad, quizás aún en nuestras vidas, podremos encontrar circunstancias similares a las que se tuvo que enfrentar Caleb.

La primera circunstancia difícil en nuestra vida es la esclavitud del pecado. Así como le sucedió al pueblo de Israel, así también las personas hoy en día están esclavizadas por el pecado y los deleites que ofrece este sistema mundano. Aunque quisieran, no pueden dejarlo. Esto les frena todo en la vida.

Quizás la ciudad inexpugnable sea algún vicio que no se puede dejar. Puede ser el alcohol, los cigarrillos, las drogas, la pornografía, alguna desviación sexual, la gula, o tantas otras cosas. Tal vez el reto insuperable sea tu carácter problemático que choca y lastima constantemente a tu alrededor. O quizás sea el hablar mal de otros o de la obra de Dios, como lo que hizo el pueblo. Ellos “hablaron mal” (dice en Nm.13:32). Puede que también sea un profundo sentimiento de derrota, depresión o de vacío en el interior de tu ser. Quizás sea el miedo a lo que dirán los demás. Puede suceder también, que seas extranjero o nuevo en algún área. O las mismas tareas sean completamente nuevas y representen un reto insuperable. Quizás tus gigantes invencibles sean sufrimientos, recuerdos del pasado, conflictos familiares, matrimoniales o con otras personas.

No importa cuál sea el gigante que tengas que enfrentar. La solución es la misma.

Timbal de zapallitos Dietéticos

Timbal de zapallitos dietético

Ingredientes

G 8 zapallitos

G 1 cebolla

G 1 cuch. de aceite de maíz

G 1 taza de pulpa de tomate

G Sal

G Pimienta

G Orégano

G 3 huevos

G ½ taza de leche descremada

G 2 cucharadas de queso rallado

Modo de Preparación

Se pelan los zapallitos y se cortan en tiritas. Se saltan con la cebolla rallada y el aceite y se le agrega la pulpa de tomate, la sal y el orégano. Se deja cocinar hasta que los zapallitos estén tiernos. Luego de que están prontos se colocan en una fuente de horno y se cubren con los huevos batidos y mezclados con la leche descremada. Se le agrega el queso rallado, la sal y la pimienta, a gusto. Luego de que está pronto en la fuente, se lo lleva al horno moderado durante 25 minutos para que coagule y se dore la superficie. Puede acompañarse con arróz.