2010 – El año de las catástrofes (4ª parte)

2010 – El año de las catástrofes

(4ª parte)

Autor: Norbert Lieth | René Malgo

Esta serie fue redactada antes del terrible terremoto y tsunami que azotó Japón, el 11 de marzo de 2011. Pero, éste y otros lamentables acontecimientos, confirman aún más las verdades expresadas en este mensaje. ¡Miremos hacia atrás, y veamos cuáles fueron los acontecimientos del 2010 que quedaron en el recuerdo!



DESCARGARLO AQUÍ
PE1781 – Estudio Bíblico
2010 – El año de las catástrofes (4ª parte)



Amigos oyentes, el último acontecimiento que habíamos mencionado en el programa anterior, es el que se había anunciado para el 11 de setiembre de 2010. Desde unos días antes, el mundo entero se había revolucionado a causa del “pastor provinciano” Terry Jones, que había declarado ese día como “Día de quemar un Corán”. No fue precisamente un testimonio de sensibilidad cristiana de parte del pastor, pero en los países islámicos, los cristianos son perseguidos y asesinados – y nadie grita por eso.Spiegel Onlinetuvo el valor de publicar un comentario al respecto: “Día a día se cometen incontables y monstruosos crímenes en nuestro mundo… Pero, si no se trata de algo especialmente espectacular o cruel, y también ópticamente bien representado en los medios de comunicación, no se hace mucho alarde del mismo. El gran murmullo noticioso lo absorbe todo y lo iguala todo….

Continuando con este tema, vemos hoy, entonces, que: Desde el presidente norteamericano hasta los jefes de departamento alemanes, desde el presidente afgano Karzai hasta la Comisión de la UE, los representantes del mundo occidental se expresaron espantados e indignados, y no dejaron ni la menor duda de que la planificada quema de libros sería la acción de un individuo loco, que no tenía nada que ver con los valores democráticos de Occidente, y mucho menos con valores cristianos. (…) Reinó un profundo temor a la, aparentemente, siempre movilizable disposición de los musulmanes radical-fundamentalistas a ofenderse.

Las imágenes de multitudes iracundas y la quema de banderas europeas, después de la publicación de las caricaturas de Mahoma, hace cinco años, se han grabado profundamente en la memoria de las sociedades occidentales, y nadie quería que se repitiera una escalada de acontecimientos de ese tipo. Pero, todo esto no ayudó mucho. Como en un círculo vicioso, es probable que justamente la amplia notificación mundial del asunto haya provocado las temidas reacciones de violencia. De ese modo, el viernes, centenares de afganos enojados atacaron el campamento del ejército alemán en Faizabad. Ni siquiera los intensos diálogos pudieron calmarlos o hacerles entender que los soldados alemanes no tenían nada que ver con el eclesiástico loco de Gainesville. (…) Surge, entonces, la siguiente pregunta, que nos lleva a entender mejor el problema: ¿Cómo serían las reacciones en el mundo, si un mullah fanático anunciara la quema de Biblias?

Seguramente las iglesias protestarían, y también el Papa, y algunos políticos de segundo y tercer nivel. Pero, con seguridad, no lo haría el presidente norteamericano ni la canciller alemana. Antes bien, habrían voces que llamarían a la ‘comunicación intercultural’ y al ‘diálogo religioso’ (…) o interpretarían todo eso como una reacción tardía a las Cruzadas de los siglos once y doce, según el lema de que todo lo que pasa tiene una causa que lo explica. De todos modos, podríamos estar seguros de que no saldría ningún tipo de comando suicida cristiano. No habrían manifestaciones en masa de cristianos iracundos, no se ocuparían embajadas, tampoco se quemarían banderas. No habrían llamados a boicots, ni ninguna ‘fatwa’ (=pronunciamiento legal del Islam, emitido por un especialista en asuntos religiosos; N.d.R.). Nadie tendría que temer los actos de violencia de cristianos radicales.”


Los cristianos son llamados a amar a sus enemigos(así lo leemos en Mt. 5:44) y a vencer el mal con el bien (como está escrito en Ro. 12:21). Por esta razón, no se encontraría a ningún cristiano verdadero destruyendo a aquellos que son de otra religión. Todos los que en el pasado han hecho esto, en nombre del cristianismo, no han actuado como cristianos.

4 de octubre de 2010. A ciento sesenta kilómetros al oeste de Budapest, explotó la pared de una cuenca receptora de lodo bauxita. Un lodo venenoso de color rojo inundó la aldea Kolontár, contaminando cuarenta kilómetros cuadrados de tierra. Nueve personas murieron y 150 fueron heridas. Fue el accidente químico más grande en la historia de Hungría.


Lo que llama la atenciónes que, en el año 2010, las diversas catástrofes tuvieron dimensiones que fueron más allá de todo lo vivido hasta el momento. El terremoto en Chile fue el más fuerte en la historia desde que se iniciaron las mediciones, la explosión de la plataforma petrolera causó una de las catástrofes ecológicas más difíciles, y las catástrofes naturales del 2010 (los incendios en Rusia y las inundaciones en Pakistán) fueron consideradas insólitas y muy graves.

Todo esto, sólo nos muestra con mucha claridad hacia dónde va nuestro mundo. Aunque uno mire el futuro con optimismo, debería estar conciente de que estamos siendo llevados hacia los últimos acontecimientos apocalípticos, los cuales culminarán con la segunda venida de Jesucristo. Éste es el único acontecimiento que esperamos con ferviente anhelo.

29 de octubre de 2010. Aparentemente, gracias a informaciones del servicio de inteligencia saudita, se pudieron incautar paquetes con explosivos provenientes de grupos terroristas islámicos, tanto en Inglaterra como también en Dubai. En forma embarazosa, este caso reveló la condición en la que realmente se encuentra la seguridad del tráfico aéreo internacional.


La bomba de tiempo en Gran Bretañaprovenía de Yemen, y debería haber explotado en un avión cuando volaba encima de Estados Unidos. Sólo fue por coincidencia que los agentes de investigación criminal desactivaron la bomba. En la primera búsqueda, el equipo de desactivación no la había detectado. Fue más bien accidentalmente que cortaron el mecanismo de una presión preparada. Recién cuando registraron por segunda vez la carga del avión, descubrieron que ésa era la bomba. En el tiempo transcurrido hasta entonces, la carga peligrosa ya habría explotado si no la hubieran desactivado inconscientemente.

Gracias sean dadas a Dios, que evitó ese infortunio. Este acontecimiento, muestra una vez más lo peligrosa que puede ser una religión anti-bíblica. Ésta y otras estrategias del mundo islámico-extremista, probablemente contribuirán a una cooperación más estrecha de los países europeos y, finalmente, a su fortalecimiento – lo que, en definitiva, conducirá a los pueblos a un imperio anticristiano.

2 de noviembre de 2010. Durante las elecciones intermedias en EE.UU, los electores protestaron y dieron una sofrenada al antes altamente elogiado “Mesías” Barack Obama. Los republicanos ahora eran mayoría en la Cámara de Representantes norteamericana. Eso significaba que ellos podrían bloquear todos los proyectos de ley de los demócratas, bajo el gobierno de Obama. Las elecciones fueron una expresión del creciente descontento entre los conservadores de ese país, a quienes se les hace sufrir el persistente estancamiento económico. El así llamado “Tea-Party”, un movimiento de la derecha conservadora, ha logrado reunir en torno suyo a muchos descontentos. Su meta es hacer que Estados Unidos regrese a sus raíces. Pero, aún no es previsible si lograrán sostener su influencia y en dos años influenciar decisivamente las elecciones presidenciales.

Hay un dicho cristiano que dice: “Los grandes de este mundo se van, Jesucristo viene.” Ya Daniel supo decir en su época:“Él(Dios)muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes…”(esto leemos en Dn 2:21). Un presidente estadounidense se mantiene en su cargo por un máximo de ocho años. En cada nuevo presidente se colocan nuevas esperanzas. Pero, con cada nuevo presidente también se hacen nuevas especulaciones en el mundo. Eso continuará hasta que se haya cumplido lo que Dios ha dicho en Su palabra profética – contrariamente a todas las especulaciones humanas. Nosotros esperamos que Dios instituya a Su Rey definitivo, a Jesucristo, como lo dice el Sal. 2:6:“Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte”.


2010 – El año de las catástrofes (3ª parte)
2010 – El año de las catástrofes (5ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>