2010 – El año de las catástrofes (1ª parte)

2010 – El año de las catástrofes

(1ª parte)

Autor: Norbert Lieth | René Malgo

Esta serie fue redactada antes del terrible terremoto y tsunami que azotó Japón, el 11 de marzo de 2011. Pero, éste y otros lamentables acontecimientos, confirman aún más las verdades expresadas en este mensaje. ¡Miremos hacia atrás, y veamos cuáles fueron los acontecimientos del 2010 que quedaron en el recuerdo!



DESCARGARLO AQUÍ
PE1778 – Estudio Bíblico
2010 – El año de las catástrofes (1ª parte)



Amigos oyentes, ¡qué gusto estar nuevamente con ustedes! El mensaje que comenzamos hoy, fue escrito antes del terrible terremoto y tsunami que azotó Japón el 11 de marzo de 2011. Este y otros lamentables acontecimientos confirman aun más las verdades expresadas en el mismo.

¿Cuáles son los acontecimientos del 2010 que quedan en el recuerdo? Miramos hacia atrás a un año agitado.

Las Palabras de Jesús de Marcos 13:8:“… y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos”, se aplican al año 2010 en forma muy especial. Parecería que esta declaración de Jesús, año a año, fuera más significativa.

12 de enero del 2010. Se dio apertura al año con una catástrofe: Un terremoto de magnitud 7,0 sacudió el estado caribeño de Haití. Más de 250.000 personas murieron. Más de 1 millón 200 mil personas quedaron sin hogar. Uno de los países más pobres del mundo, quedó aún más pobre después del 12 de enero. Pero, prácticamente el mundo entero reaccionó frente a la crisis. Desde numerosos países llegó ayuda y se reunieron miles de millones en donaciones.


Israel fue uno de los primeros países que prestaron ayudaen el lugar. Pero, como ya ha sucedido con frecuencia, los hechos acerca de Israel fueron tergiversados en lo contrario por algunos paranoicos. Ellos acusaron a los israelíes de aprovecharse de la necesidad para sacar órganos a las víctimas y comerciar con los mismos. Este tipo de acusaciones nos hace recordar la Edad Media. Los pensamientos del ser humano no han cambiado para mejor. También en otro nivel, la situación en Haití nos muestra que el ser humano no puede mejorarse a sí mismo. Diez meses después de la catástrofe, se informó que en Haití casi no se veía nada de la ayuda financiera de miles de millones de dólares provenientes de todo el mundo. Si bien la ayuda al principio pudo evitar la irrupción inmediata de pestilencias, no fue aprovechada para un nuevo comienzo. Poco después, las cosas estaban tan mal como antes – y aún peores. A causa de las circunstancias catastróficas, se desencadenó una epidemia de cólera. Más de 1.400 personas murieron, porque en todas partes había falta de médicos.

27 de febrero del 2010. Alrededor de un mes después de lo de Haití, un terremoto de una magnitud de 8,8 en las costas de Chile mató a más de 700 personas. Fue uno de los terremotos más fuertes en la historia de las mediciones, que desplazó amplias partes de América del Sur e, incluso, produjo un cambio en la rotación del planeta.


Ante acontecimientos de este tipo de dramatismo, uno se acuerda de versículos bíblicos como Isaías 24:19 y 20:“Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará”.Con sobriedad, debemos recordar que lo ocurrido son solamente los primeros indicios de aquello que aún se avecina a la tierra y que ocurrirá al final de la Gran Tribulación. Parecería que Dios estuviera levantando el dedo para advertirnos, para llamar nuestra atención a la verdad de Su Palabra, y para hacernos recordar que llegará el día en que termine el tiempo de gracia, dando comienzo al peor capítulo de la historia de la humanidad. Jesús dice acerca del futuro:“Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados”(Mt. 24:21 y 22).

Febrero a marzo del 2010. Ya en enero, se conocieron los primeros comunicados de casos de abuso de menores en Alemania. En los meses de febrero a marzo, se acumularon denuncias y comunicados referentes a dignatarios católicos que abusaban sexualmente de sus protegidos. La indignación y la sorpresa fueron grandes en el país. Pero, no solamente hubo escándalos de abusos en instituciones católicas. El renombrado colegio Odenwald, un internado de élite izquierdista, se vio criticado en marzo, también, por tener que enfrentar cargos de abuso. Treinta y tres víctimas se presentaron. A fines del 2010, se presentó un informe de acuerdo al cual se llegaron a contar 132 víctimas. Además, hubo acusaciones contra algunos políticos de quienes se dice que, ya hace años, habrían estado a favor de la pedofilia.

En el pasado, Dios exterminó a los antiguos pueblos cananitas, porque entre ellos las perversiones de ese tipo se habían vuelto socialmente aceptables. Sus tierras fueron dadas a los israelitas. Acerca de eso, Dios dice en Levítico 18:24 y 25:“En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores”.Los paganos no estuvieron dispuestos a cambiar, y se habían contaminado de tal manera que tan sólo podían ser juzgados. Pero, no solamente los seres humanos, sino que también la tierra había sido contaminada por la misma razón. Por eso, esos pueblos tuvieron que ser erradicados y los israelitas debieron tomar posesión de su tierra. En Levítico 20:23, leemos que Dios les advirtió:“Y no andéis en las prácticas de las naciones que yo echaré de delante de vosotros; porque ellos hicieron todas estas cosas, y los tuve en abominación”. Una cosa es segura: que Dios pondrá fin a las fechorías de este mundo. Él intervendrá públicamente en lo que ocurre en la tierra y, finalmente, Jesucristo establecerá Su reino, en el cual gobernará la justicia.

20 de marzo del 2010. El volcán islandés Eyjafjallajökull, que se encuentra debajo de un glacial, tuvo su primera erupción. Otras iban a seguir, hasta mayo. A causa de la ceniza volcánica emergente, el tráfico aéreo fue suspendido reiteradamente en amplias partes de Europa (sobre todo en el mes de abril). Nunca antes el tráfico aéreo se había visto tan afectado, como en lo ocurrido con el volcán de Islandia.

Este acontecimiento nos hizo recordar la profecía del profeta Joel (citada por Pedro en Hechos 2) acerca de lo que ocurrirá inmediatamente antes del Día del Señor.

Y acerca de esto hablaremos en el próximo programa, porque hoy se nos ha acabado el tiempo. ¡Hasta entonces!


Las enseñanzas revolucionarias de Jesús (3ª parte)
2010 – El año de las catástrofes (2ª parte)

Déjanos un mensaje!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>